Poemas de Halloween para adultos y niños: los mejores versos de miedo

Poesías ideales para recitar en la Noche de Brujas

Sandra Llorente

Si este año quieres celebrar la noche del 31 de octubre como se merece, recita alguno de estos poemas de Halloween especiales para la festividad más terrorífica del año. Ambienta la noche de brujas con los más mayores y ayuda a superar el miedo a los más pequeños con estos fantásticos versos de miedo que en Diario Femenino hemos preparado para ti. Son poesías de Halloween sencillas, divertidas y aterradoras con las que adultos y niños podrán reírse, disfrutar y, sobre todo, pasar mucho miedo. ¡Feliz Halloween!

Los mejores poemas para la noche de Halloween

+ El poema de Miss bruja para Halloween

El poema de Miss Bruja es un clásico de Halloween, perfecto para recitar a alguien que se disfraza de bruja o incluso para aprender a hacer el disfraz de bruja como debe ser: cara verde, verruga en la nariz y una buena dosis de colonia con olor a ajo. Terroríficamente asqueroso, ¿verdad?

Para ser bruja preciosa
debes oler siempre a ajo,
tener la cara verdosa
y los pelos de estropajo.
 
Ser huesuda y orejuda
y lucir en la nariz
una verruga peluda
larga como una lombriz.
 
Tener un único diente
y una colosal joroba.
Hablar con voz estridente
y apoyarte en una escoba.
 
Si además de todo esto
te vistes siempre de oscuro
y vives en sitio infecto,
serás Miss Bruja, seguro.

+ Poema sobre el significado de Halloween

Un precioso poema sobre el significado de Halloween y algunas de las costumbres, tradiciones y creencias de esta festividad.

Es el final del verano
y la cosecha termina
es el alma que alucina
al espíritu lejano.
 
sin duda ha de suceder
las tumbas se han de romper
es lo seguro, lo cierto.
 
El negro de noche oscura
naranja de amanecer
harán trizas su poder
la casa estará segura.
 
Los dulces y la comida
provocaran su atención
es festejo de ilusión
celebración atrevida.

+ Entre las calabazas: poesía perfecta para el 31 de octubre

Un poema para los más mayores de la casa, que habla sobre las calabazas típicas de Halloween a las que se les talla ojos y boca y se iluminan tradicionalmente con una vela. Este año puedes atreverte a hacer una. ¡Son terroríficas!

Entre las calabazas
los ojos en llama
reflejan en las brasas
lo negro del cielo.
 
¡Oh disfraz!
te escondes atrás
de ese antifaz
en presencia gris
de brillo nocturno
ocultas tu presencia
agitada en murmullo…
 
Danzan sobre tus pupilas
de la media noche
los péndulos misteriosos
marcando las doce.

+ El fantasma: poema de Halloween para niños

También los monstruos y los fantasmas pueden tener miedo. Descubre con este poema a qué tiene miedo el fantasma Justo. Un poema perfecto para enseñárselo a un pequeño que tiene miedo y poder explicarle que el miedo es natural.

Esta es la historia
Del fantasma Justo
Que todas las noches
 
Vive el pobrecito
En un subterráneo
Entre unas arañas
Criadas por años.
 
Tan pronto oscurece
Gime de pavor:
-¿Vendrá esta noche?
¡Qué susto! ¡Qué horror!
 
Al sonar las doce,
Llega Luis Vampiro,
Viene a acompañarlo
Pues son muy amigos.
 
¡Dime fantasmita!
¿Qué te da pavor?
Pregunta la momia
Desde su rincón.
 
Llora el fantasmita
Niebla a borbotones
Y luego susurra:
-¡Temo a los ratones!

+ The Skeleton Dance: poema en inglés para Halloween

Por último un poema de Halloween en inglés, para entretenernos un poco aprendiendo el idioma anglosajón en la Noche de Muertos. Estos terroríficos versos hablan sobre la danza del esqueleto. Si no sabes qué es, ¡te invitamos a leerlo y traducirlo! ¡Te encantará! 

The warder looked out at the mid-hour of night,

Where the grave-hills all silently lay;

The moon-beams above gave so brilliant a light,

That the churchyard was clear as by day:

First one, then another, to open began;

Here came out a woman - there came out a man,

Each clad in a shroud long and white.

And then for amusement - perchance it was cold -

In a circle they seemed to advance;

The poor and the rich, and the young and the old,

But the grave-clothes impeded the dance:

And as no person thought about modesty there,

They flung off their garments, and stripped themselves bare,

And a shroud lay on each heap of mould.

They kicked up their heels, and they rattled their bones,

And the horrible din that they made

Went clickety-clackety - just like the tones

Of a castanet noisily played.

And the warder he laughed as he witnessed the cheer,

And he heard the Betrayer speak soft in his ear,

"Go and steal away one of their shrouds."

Swift as thought it was done - in an instant he fled

Behind the church portal to hide;

And brighter and brighter the moon-beam was shed,

As the dance they still shudderingly plied;

But at last they began to grow tired of their fun,

And they put on their shrouds, and slipped off, one by one,

Beneath, to the homes of the dead.

But tapping at every grave-hill, there staid

One skeleton, tripping behind;

Though not by his comrades the trick had been played -

Now its odour he snuffed in the wind:

He rushed to the door - but fell back with a shock;

For well for the wight of the bell and the clock,

The sign of the cross it displayed.

But the shroud he must have—not a moment he stays;

Ere a man had begun but to think,

On the Gothic-work his fingers quickly he lays,

And climbs up its chain, link by link.

Now woe to the warder - for sure he must die

To see, like a long-legged spider, draw nigh.

The skeleton's clattering form:

And pale was his visage, and thick came his breath;

The garb, alas! why did he touch?

How sick grew his soul as the garment of death

The skeleton caught in his clutch

The moon disappeared, and the skies changed to dun,

And louder than thunder the church-bell tolled one

The spectre fell tumbling to bits!

+ El fantasma Cucufate: poema infantil de Halloween

Uno de los poemas infantiles más populares de Halloween es el del fantasma Cucufate. Un fantasma que tiene un pequeño accidente con la lavadora, ¡se le ha encogido la sábana!

El fantasma Cucufate
se dio ayer un sofocón:
se manchó de chocolate
la sábana de algodón.
 
La metió en la lavadora,
le echó mucho detergente
y la lavó media hora
con el agua muy caliente.
 
Y ahora como alma en pena,
enfadado y afligido,
vaga de almena en almena:
¡la sábana le ha encogido!
 
Le llega por las rodillas,
igual que una camiseta,
y luce las pantorrillas
y las medias de calceta.
 
Tiene un enorme disgusto
porque, de frente o de espaldas,
¿a quién va a matar de susto
un fantasma en minifalda?
 
(Fuente: Carmen Gil, Monstruos, brujas y fantasmas, Editorial Brosquil)

+ El gato de Alegra: un poema de amor para Halloween

Los gatos negros son uno de los símbolos de la noche de brujas y, por ello, también se merecen un poema en Halloween. Echa un ojo a esta poesía que es de lo más amorosa. ¡Puedes dedicársela a tu pareja en esta noche terrorífica! ¡Morirá por tus huesos!

El gato rayado
de la bruja Alegra
hoy se ha enamorado
de una gata negra.
 
Y cuando la mira,
el gatito Arnau,
maúlla y suspira:
Miau requetemiau”.
 
No tiene apetito,
no come sardinas,
ni pescado frito,
ni raspas, ni espinas.
 
Al verla, maúlla
el gatito Arnau,
tiembla y se aturulla:
Miau requetemiau”.
 
Vaga por la torre
y por los rincones.
No juega ni corre
ni caza ratones.
 
Ve a su gata sola
no da pie con bola:
Miau requetemiau”.
 
La gatita hoy
le ha dado dos besos
y le ha dicho: Estoy
loca por tus huesos”.
 
¡Qué alegre está Alegra
cuando mira a Arnau
con su gata negra!
Miau requetemiau.
 
(FuenteCarmen Gil, ¡Brujas!, Babidibú)

+ El mejor poema de Halloween para adultos  

Otro poema para adultos que se puede usar para comenzar una fiesta y crear esa atmósfera fantasmagórica tan importante en Halloween. Te animamos a recitarlo, ¡verás qué bien funciona!

He arrancado la corteza del árbol
para oler su fantasma,
y caminado hasta las lindes de hielo y hueso
donde el condado se vuelve hacia sí mismo
en ráfagas de nieve.
He aprendido a observar los inviernos:
las manzanas que caen durante días
en patios descuidados,
los diseños de helecho con que el agua y el hielo
me sellan con los muertos
en cuartos neblinosos
al tiempo que defino mi lugar:
lechuzas de granero que cazan en pareja a lo largo del seto,
el olor de la escarcha en la colada, el olor de las hojas
y la blancura del moho propagándose
en la hoja escamosa, como los hilos esquivos e incipientes
de las almas informes.
El pueblo queda a un lado, sobre un estanque de campánulas,
y más allá no hay nada,
o sólo otras versiones de mí mismo,
familiares y extrañas, y envueltas en su tiempo
igual que yo lo estoy, de pie bajo la luna
o inclinándome ante un manojo de ramas y  paja
para insuflar una pequeña vida al fuego.
 
(FuenteJohn Burnside (escocés, 1955). En: Revista de Occidente 301, junio 2006.
Traducción de Jordi Doce)
 
¿Y tú? ¿Conoces algún otro poema de Halloween? Puedes dejarnos todas las ideas y opiniones que quieras en los comentarios.

Puedes leer más artículos similares a Poemas de Halloween para adultos y niños: los mejores versos de miedo, en la categoría de Poemas de amor en Diario Femenino.