Qué comer según el entrenamiento que realices

Dime qué ejercicio realizas y te diré qué debes comer

Laura DD

Qué comer según tu entrenamiento

En la vida hay cosas que se completan, como el deporte y la comida. Una no podría ser sin la otra. Por eso, cuando nos ponemos a hacer ejercicio es importante vigilar de cerca la alimentación pero ¿comes realmente como deberías? Saber qué comer según el entrenamiento que realices es importante para obtener la suficiente energía.

Descubre qué comer según el entrenamiento 

Este es un punto fundamental a la hora de hacer deporte puesto que una mala nutrición no nos dará la energía suficiente para desempeñar nuestro ejercicio como deberíamos, influirá en nuestras marcas y disminuirá nuestras ganas de mejorar y rendir.

Un cuerpo saludable y ejercitado se basa en dos pilares: la dieta que llevemos y el deporte que realicemos. Por eso es tan importante cuidar la alimentación y los platos que comamos en base al deporte que hagamos. Teniendo en cuenta el ritmo cardíaco que se alcanza, así como la energía que se gasta o las grasas que se queman, dividiremos el ejercicio en tres grandes bloques: yoga o pilates, cardio y entrenamiento de fuerza.

1 Alimentación si practicas yoga o pilates

Vamos a considerar este apartado como el de nivel de esfuerzo bajo (comparado con los otros dos que trataremos), ya que el ritmo cardíaco no suele aumentar a niveles altos y en ellas se trabaja, sobre todo, la flexibilidad y la resistencia. Por este mismo motivo no necesitas una comida pesada, para moverte con soltura será mejor que optes por una ligera que te aporte proteínas, fibra, vitaminas y minerales.

Si es en el desayuno opta por un yogur o té con cereales integrales y frutos rojos y si es en la comida por legumbres con verduras o ensalada con huevo cocido, frutos secos y atún. Además, no te olvides de tomar algo de fruta.

2 ¿Sigues un entrenamiento de cardio?

Pegarse un atracón de comida antes de un entrenamiento de cardio no es muy buena idea. Primero porque no rendirás y segundo porque podrá provocarte náuseas o flato. Comer de forma normal un tiempo razonable antes, sí. Lo recomendable es unas 3 horas antes.

Tu dieta debe ser rica en hidratos de carbono, por ejemplo: pasta, cereales, patata, pan o arroz, que te darán la energía necesaria para desempeñar el ejercicio y/o cargarán tus pilas para el siguiente ejercicio. Además, siempre que puedas debes incluir proteína

Si el entrenamiento lo vas a realizar unas cuantas horas después de haber comido, un rato antes puedes ingerir un plátano, una manzana, frutos secos o una o dos barritas de cereales.

Es muy importante que te hidrates durante el ejercicio y que, después, continúes bebiendo mucha agua.

Qué comer si sigues un entrenamiento de fuerza

3 Entrenamiento de fuerza y/o repeticiones

En este tipo de ejercicios se trabaja la resistencia del músculo y es importante, tanto antes como después, cargarle de energía y recuperarle para poder enfrentar el entrenamiento de una forma correcta. Para ello, en tu alimentación debe estar muy presente la proteína porque ayudar a mantenimiento y regeneración de los músculos que estamos trabajando. Este es el principal objetivo de estos entrenamientos.

Además, también debemos tener en cuenta los alimentos de origen animal: pescados, carnes poco grasas como por ejemplo, el pollo a la parrilla y, por supuesto, complementarlo con hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra.

Tanto la fruta como el agua son dos pilares muy importantes en cada uno de los tipos de entrenamiento que hemos visto, siendo fuente de vitaminas y fibra, la primera y realmente importante para la hidratación la segunda.

Pero ante todo, debes escuchar a tu cuerpo porque él te dirá lo que necesita y, si quieres cuidar en serio tu alimentación acude al nutricionista para que él te adapte una dieta a tu medida.