Dietas milagros para los excesos. ¡No, gracias!

Recupera los buenos hábitos alimenticios

Napoleón Fernandez

Dietas milagros para los excesos. ¡No, gracias!

En NUTRICIÓN está claro que la ley del mínimo esfuerzo NO EXISTE. Si estás buscando resultados rápidos y milagrosos, lo único que encontrarás es efecto rebote y vuelta a empezar, y esto ¡NO ES LO QUEREMOS!

Tu cuerpo después de épocas de abusos y descontrol como puede ser la navidad o las vacaciones no necesita un DETOX, necesita volver a una buena rutina. Si no la tienes, es hora de MARCARLA.

Si quieres dejar de “PRE-OCUPARTE” del post-navidad o post-verano, OCÚPATE de los restantes 340 días. Lo realmente importante no es lo que haces en esos días….si no lo que SÍ puedes hacer el resto de días del año. Esto solo depende de ti.

Si estás pensando poner punto y aparte, cambia de perspectiva sobre las dietas. Convierte tu dieta en tu hábito. Son las fiestas las que deben tener un momento concreto y una fecha fin, y no tu dieta. Te voy a dar unos consejos para evitar las dietas milagros, escapar de los excesos y tener una alimentación sana y equilibrada. 

12 tips post-excesos:

+  Empieza una rutina saludable

Que se adapte a tus horarios, a tus gustos y preferencias  y a tu ritmo de vida. Planifica la semana y gestiona tu tiempo. ¡Es lo más valioso que tenemos! Márcate un objetivo real y alcanzable. De nada sirve creer que vamos a conseguirlo todo en dos días y luego darnos cuenta que fracasamos en el intento. Ve paso a paso, adaptándote a los nuevos cambios. Pasado el primer mes se convertirá en una rutina y todo irá rodado.

+ Vacía tu despensa de “los menos sanos”.

Deshazte de todos los restos de las grandes comilonas. No te pongas obstáculos en el camino. Elige bien lo que escribes en tu lista de la compra y no te salgas de ahí. Lo que no se compra, no se come. Eso es 100% seguro.

+ Llena tu nevera de VEGETALES

Dietas milagros para los excesos. ¡No, gracias!

El 50% de tus comidas principales deben ser FRUTAS, VERDURAS Y HORTALIZAS. La ½ de tu plato debe ser VERDURA como: espinacas frescas, tomate, brócoli superalimento, puerros, calabacín, calabaza, espárragos, berenjenas… elige las que más te gusten. Tienes variedad para salir de la lechuga.

+ Come fruta de forma consciente

 Y es que en muchas ocasiones nos gusta la fruta, pero nos olvidamos de ella. Tenla en cuenta y toma mínimo 2 piezas de fruta al día, entera y fresca.

+ ¡Proteínas!

¼de tu plato debe ser PROTEÍNA SALUDABLE: Legumbres, carnes magras, pescado blanco y azul y huevos. Elige tu opción o opciones y compleméntalas bien para llevar una alimentación equilibrada. La opción vegana o vegetariana siempre bien pautada.

+ No elimines los HIDRATOS de tu dieta

También los necesitamos para perder peso, pero en su justa medida y forma. El otro ¼ de tu plato que nos faltaba, debe ser HIDRATO DE CARBONO COMPLEJO. Tómalos integrales. Si te gusta el pan, come pan de verdad de harina integral. Arroz y pasta integral. Mira sus ingredientes y elige integrales de verdad, no mezclas. Los tubérculos como la patata o el boniato hazlos cocidos o al horno y que no superen el tamaño de un puño.

+ Evita en el picoteo insano

Toma entre horas snacks saludables: 1 puñadito de frutos secos crudos, zanahorias crudas, apio, alguna pieza de fruta como un plátano te mantendrá la saciedad a punto.

+ Toma dos lácteos al día

Dietas milagros para los excesos. ¡No, gracias!

No son alimentos imprescindibles, es una opción más. Si los tomas, evita formato light, superlight y megalight. Para eso ya tenemos el agua que es gratis, no nos aporta calorías y tampoco nos sacia, nos quita la sed y en los algunos casos nos puede hasta engañar el estomago. Toma lácteos naturales sin más añadidos que leche pasteurizada y fermentos lácticos. Yogur natural o queso fresco batido son dos buenas opciones para incluir.

+ Consume menos productos procesados 

Alimentos con azúcar oculto, grasas hidrogenadas, añadidos… Se consideran procesados aptos: Legumbres cocidas en bote, alguna verdura en bote, maíz en lata, pescado en conserva… Fíjate bien en los ingredientes, solo deben llevar agua, sal y si acaso algún antioxidante o en conserva con aceite de oliva o al natural.

+ Evita zumos o jugos de fruta, refrescos aunque sean cero y bebidas alcohólicas

Este será tu primer gran  detox del año: Beber agua. Añade a tu jarra unas rodajas de limón, unas hojas de hierbabuena… no te limpiará por dentro, pero te ayuda a beber más y ¡dará sabor!

+ Elimina el azúcar o edulcorante artificial del café o el té

Para acostumbrarte al sabor, ve reduciendo la dosis poco a poco.

+ Actívate

Dietas milagros para los excesos. ¡No, gracias!

Sin esfuerzo no hay recompensa. Nadie dijo que fuera fácil, pero si quieres conseguir mantenerte en línea, tienes que sudar la camiseta . Este será tu segundo mejor detox después de los excesos. El sudor es uno de los sistemas que tiene nuestro cuerpo para eliminar toxinas, ¡eliminemos toxinas moviéndonos! Aumentar la masa muscular nos acelera el metabolismo y gasta más calorías en reposo. Esto sí que es un quemacalorías.

Empezar el día con el objetivo de ser mejores que el anterior es una gran meta a alcanzar. Solo necesitas creer, querer y actuar. Porque poder, ¡PUEDES!