7 situaciones en las que desearías ser un chico

Estamos muy orgullosas de ser mujer pero hay veces...

Olivia Blanc
Olivia Blanc Periodista

15 situaciones en las que desearías ser un chico

Nos encanta ser mujer, nos sentimos muy orgullosas de nosotras mismas y cada día -en nuestro trabajo, con las amigas, en la pareja- defendemos nuestro papel en la sociedad. Pero hay veces, momentos, días o situaciones, en las que no nos importaría ser chico. 

Reconócelo, a ti también te ha pasado, porque igual que ser mujer tiene muchas ventajas, ser hombres no se queda atrás. Y nos acordamos de ellos cuando nos enfrentamos a las siguientes situaciones. Léeas con detenimiento y dinos si te ha pasado lo mismo que a nosotras, que cuando las has vivido, has deseado ser otra persona, más concretamente un hombre. 

7 situaciones en las que deserarías ser un chico

+ Cuando te viene la regla. Cada mes es la misma historia. La menstruación llama a tu puerta y tú, además de dejarla pasar, te metes con ella en la cama porque los dolores son horribles. Si fueses chico, ¡adiós regla! 

+ Cuando te salen pelos. ¡Si acabas de hacerte la depilación! ¿Cómo es posible? Vale que ahora existe el láser (un gran invento para nosotras) y vale también que cada vez hay más famosas que se muestran sin ningún pudor con sus pelos, pero son un poco antiestéticos. 

+ Cuando tienes que ir al baño. Ese momento en el que estás tomándote algo en un concierto al aire libre y tienes una conversación más que agradable con ese chico que acabas de conocer o con tus amigas, pero que tienes que interrumpir ese momento porque tu vagina va a estallar... ¿Te suena? Tú te excusas dos minutos para ir al baño, pero se convierten en 10 ó 20:  solo hay un baño, está lleno de gente y la cola es larguísima... Claro, ellos se ponen en un árbol y ¡solucionado! pero nosotras... 

+ Cuando tienes que ir a una boda. ¿Quién se inventó eso de que no se puede repetir vestido a una boda? Nosotras creemos que un centro comercial porque sino no se entiende que tengamos que comprar vestido nuevo para cada evento mientras ellos, como mucho, se cambian la corbata y ¡adiós problema!

+ Cuando la cosas no te caben en los bolsillos. El móvil, la cartera, los clínex, el gloss.... Al final son tantas cosas que tenemos que llevar bolso... ¿Y ellos? Son más sencillos y básicos y no necesitan mucho más... A su favor juega que siempre van en vaqueros y, en estos, hay cuatro bolsillos, mientras que muchas de nosotras somos amantes de las faldas y los vestidos. 

+ Cuando vas de compras. ¿Has oído hablar del impuesto rosa? Es una teoría desarrollada por algunos analistas que hablan de que existen productos similares para hombres y mujeres, pero que resultan más costosos para ellas por el simple hecho de ser de otro color, en este caso, rosa. ¡Injusto total! 

+ Cuando tienes que dar explicaciones de todo. Puede que ahora no te ocurra, pero si tienes un hermano mayor que tú, seguro que en tu adolescencia a él le dejaban llegar más tarde por ser chico mientras que tú tenías que volver antes -perdiéndote parte de la fiesta- y, lo que es peor, dar todo tipo de detalles de dónde has estado y con quién. 

 

Puedes leer más artículos similares a 7 situaciones en las que desearías ser un chico, en la categoría de Autoayuda en Diario Femenino.