Complejo de delgada: cuando estar flaca supone un problema

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Los complejos físicos son muy frecuentes entre las mujeres que sufren más que los hombres la presión del cuerpo perfecto. Aunque la mayoría de las mujeres viven sujetas a dietas de adelgazamiento, hay algunas cuyo problema es el opuesto. Algunas mujeres se ven tan delgadas que llegan a vivir acomplejadas. En nuestro diccionario de complejos te ayudamos a superar el complejo de delgada.

El complejo de delgada también existe

Uno de los complejos más frecuentes es el complejo de gorda. Vivimos en una sociedad en la que casi nunca se está lo suficientemente flaca, siempre sobra algún kilo o algún cúmulo de grasa en algún lugar de nuestro cuerpo. Sin embargo y aunque parezca increíble, hay algunas personas que viven acomplejadas por estar demasiado delgadas.

Personas con un metabolismo particular, que están siempre activas y cuyo organismo deshace la grasa como por arte de magia son incapaces de engordar ni un solo gramo por más que se atiborren de comida. Estas personas tienen el complejo de delgada, que pertenece al grupo de los complejos físicos, y que puede llegar a dejarlas socialmente aisladas. La inseguridad que crea la extrema delgadez en estas personas es la misma que provoca el complejo por sobrepeso.

La otra cara de este complejo son las personas que están muy delgadas por algún motivo de salud. En este caso, se impone tratar antes la enfermedad que provoca la delgadez porque después, el aumento de peso ocurrirá de forma espontánea. En todo caso, el complejo de delgada es nuevamente un problema de aceptación. ¿Es tu delgadez lo que te define como persona?

Cómo superar el complejo de delgadez

Para las personas más delgadas, esas que eligen ropas que tapen todo su cuerpo porque les avergüenza mostrarlo, es tan difícil engordar como para la gran mayoría lo es adelgazar. No conviene frivolizar con este complejo de delgada porque el disgusto que les produce su propio cuerpo a estas personas puede llegar a tener consecuencias desastrosas.

Para superar cualquier complejo, el primer paso es reconocer que lo tenemos. Seguidamente, debemos valorar si la delgadez de la que estamos hablando es algo real y excesiva o se trata de que somos tan exigentes con nuestro aspecto físico que hemos perdido la perspectiva. Si efectivamente la extrema delgadez es un hecho, debemos pasar a la acción para superar el complejo.

Tal vez atiborrarse de comida grasa no sea la mejor manera de superar el complejo de delgada, ya que no suele funcionar. Es mejor practicar algo de ejercicio físico, no para adelgazar más, sino para moldear el músculo y disimular la delgadez. Finalmente, el requisito fundamental para superar este complejo es darle al aspecto físico la importancia que se merece, que no es tanta como la que solemos otorgarle.

Puedes leer más artículos similares a Complejo de delgada: cuando estar flaca supone un problema, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: