Complejo de piel blanca: ¿para qué quieres ponerte morena?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Si la naturaleza no ha creado clones, sino personas con características físicas distintas para diferenciarnos unas de otras, no entendemos por qué algunas personas detestan todos esos rasgos físicos que consideran diferentes hasta convertirlos en defectos.

Personas con la piel muy blanca se sienten acomplejadas ante la tiranía del bronceado perfecto. Descubre en nuestro diccionario de complejos cómo superar el complejo de piel blanca.

Por qué surge el complejo de piel blanca

Algunas personas sufren el complejo físico de tener la piel blanca. No hablamos de una cuestión de raza, sino de tono de la piel. Es un complejo que afecta especialmente a esas mujeres de tez pálida y piel casi transparente que miran con envidia a quienes regresan de sus vacaciones con un bronceado perfecto y la piel completamente tostada. Parece que estar morena está de moda.

Se trata de modas, sin lugar a dudas. La piel muy blanca era el tono ideal para distinguir la clase social de las mujeres hace no tanto tiempo. Por aquel entonces, el motivo de complejo era estar demasiado morena. Los tiempos cambian y, en lugar de olvidarnos de complejos y dejar de preocuparnos por nuestro color de piel, lo que hemos hecho es trasladar el complejo al lado opuesto. Antes vivían acomplejadas por estar morenas; ahora vivimos acomplejadas por estar demasiado blancas.

Hasta tal punto llega la obsesión por el bronceado que parece de obligado cumplimiento para las personas más blancas pasar por unas sesiones de solárium antes de acudir a un evento. Y qué decir de las horas que pasamos expuestas al sol durante las vacaciones con el único objetivo de tener un tono de piel más moreno.

Cómo superar el complejo de piel blanca

¿Por qué?, ¿para qué?. Estas son las preguntas que nos hacemos y que nos ayudarán a superar este complejo de piel blanca. El deseo de ponerse morena responde únicamente a una cuestión de tendencias, a una moda que esperamos sea pasajera por el bien de nuestra piel. La exposición prolongada al sol necesaria para conseguir un bronceado importante no tiene más que perjuicios para nuestra piel.

El complejo de piel blanca expone a estas personas aún a más riesgos porque las pieles más blancas no aceptan bien el sol. Y el tono puede ir pasando del blanco al amarillo y al rojo, pero hay pieles que nunca conseguirán el bronceado de moda. Tampoco importa, porque lo que importa no es el tono de piel, sino el estado de esa piel que recubre nuestra personalidad.

Una piel hidratada, nutrida y saludable rejuvenece. Las pieles más blancas ofrecen un aspecto más juvenil que una piel tostada por el sol. ¿Por qué nos empeñamos entonces en ponernos morenas a toda costa? No es porque una piel morena sea más sexy, es porque una piel morena está más de moda.

Puedes leer más artículos similares a Complejo de piel blanca: ¿para qué quieres ponerte morena?, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.