La estrecha relación entre la baja autoestima y la ansiedad

Laura Sánchez

La relación entre la baja autoestima y la ansiedad

A veces la vida nos supera. Demasiadas responsabilidades o tener la autoestima en baja forma hacen que surjan los problemas de autoestima aderezados con un trastorno de ansiedad. Y es que la ansiedad y la baja autoestima suelen ir de la mano en una relación que es bidireccional. Ambas se mantienen unidas por el lazo de la inseguridad, por lo que ya tenemos la clave para romper esa relación entre baja autoestima y ansiedad.

La inseguridad que mantiene la baja autoestima y la ansiedad

No sabemos qué fue primero, si la baja autoestima o el trastorno de ansiedad. No sabemos si fue la baja autoestima lo que generó la ansiedad o fue al revés. Poco importa, porque lo cierto es que ambas se instalan en nuestras vidas formando un equipo devastador para nuestra felicidad. Ansiedad y baja autoestima se retroalimentan gracias un ingrediente esencial: la inseguridad.

La inseguridad es el denominador común de la baja autoestima y la ansiedad. Nos sentimos inseguras porque no nos valoramos, porque creemos que somos ineptas, porque tenemos la autoestima bajo mínimos. Y ese estado genera una gran ansiedad empeorando la situación con pensamientos negativos e irreales.

"Me van a despedir del trabajo porque lo hago todo mal", "mi pareja me va a dejar porque no valgo para nada" o "no voy a lograr afrontar este problema porque soy débil", son algunos de los pensamientos que provoca la baja autoestima. Por estar hablando de aspectos fundamentales de nuestra vida, esa sensación de incapacidad no hace sino generar más ansiedad.

Cómo romper la unión de ansiedad y baja autoestima

Aunque conviene revisar cada caso particular, podemos trabajar el aspecto de la inseguridad para mejorar la autoestima. Si eliminamos la inseguridad de la ecuación, la unión entre ansiedad y baja autoestima será más fácil de deshacer. Por lo tanto, el primer paso es ganar seguridad en una misma. ¿Difícil? Pero no imposible.

Ni qué decir tiene que el problema de ansiedad, sea por la causa que sea, debe ser tratado por un profesional. Pero de mejorar la autoestima podemos ocuparnos nosotras mismas. La seguridad en una misma se va adquiriendo poco a poco, a base de proponernos pequeños objetivos cotidianos e ir comprobando que podemos cumplirlos. También se necesita cierta objetividad para ganar seguridad y confianza, desterrar esa visión negativa que tenemos y cambiarla por otra más realista.

Uno de los impulsos más importantes a la hora de eliminar la inseguridad es la independencia, hacer oídos sordos a lo que los demás tengan que decir de nuestra vida y actuar con autonomía. Ten en cuenta que la influencia de los demás sobre tu seguridad depende de ti misma, de hasta dónde quieres que penetre su opinión.