Mejorar la autoestima te hace más fuerte

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Mejorar la autoestima te hace más fuerte

Las personas con problemas de autoestima se sienten débiles entre otras muchas cosas negativas. La debilidad es un síntoma de autoestima baja que hay que solucionar lo antes posible porque se necesita mucha fuerza para vivir plenamente. La diferencia entre vivir y sobrevivir es una cuestión de fortaleza emocional. Al mejorar la autoestima te haces más fuerte.

La fuerza de una autoestima alta

A todas nos gustaría ser más fuertes. Observamos con sorpresa y hasta con envidia a esas personas que afrontan la vida con optimismo, que no se dejan vencer por la adversidad, que siempre encuentran otro camino cuando se dan de frente con un obstáculo, que superan los golpes y mantienen su sonrisa. Y que, a pesar de todo, encuentran mil motivos para ser felices.

Son personas con una fortaleza emocional digna de envidiar. Y esa fortaleza no es patrimonio exclusivo de unos pocos, sino que está al alcance de todos. Mientras que unos sobreviven, otros viven plenamente; pero el secreto de esa fuerza está en la autoestima, ese motor que marca la diferencia entre estar en este mundo por obligación o vivir la vida con vocación.

La pregunta que todas nos hacemos es, ¿cómo ser más fuerte? La respuesta es sencilla: mejorando la autoestima. Ser feliz es un derecho desde el momento de nuestro nacimiento y la vida no es más que el tiempo que se nos da para disfrutar. Con una autoestima en buenas condiciones podremos creernos ese derecho a ser feliz que la sociedad se empeña en arrebatarnos.

Cómo ser más fuerte

1 Confianza. Por medio de la confianza en nosotras mismas mejoramos la autoestima y a la vez nos hacemos más fuertes. Confianza es creer, creer en lo que somos, en lo que hacemos y en cómo lo hacemos. Creer que somos poderosas y podemos lograr grandes cosas. Y por grandes cosas entendemos ser felices.

2 Valor. Para ser fuerte también se necesita valor. Un valor que encontramos a través de esa confianza que hemos adquirido en nosotras mismas. El valor es fundamental para enfrentarnos a todas esas personas tóxicas que no nos permiten ser felices, pero también para tomar decisiones importantes que pueden marcar nuestra calidad de vida emocional.

3 Amor. Cuando dicen que el amor mueve el mundo, suponemos que no se refieren exclusivamente al amor en pareja. El amor por una misma, el amor a nuestra familia y a nuestros amigos es el que nos permite actuar con seguridad, movidas por la fuerza del cariño y contando con los apoyos que necesitamos.

4 Independencia. El amor a los demás no es incompatible con la independencia emocional. Mientras nos dejemos influir por los deseos de los demás, mientras vivamos las vidas que los demás quieren que vivamos, vamos a seguir siendo débiles. Sin embargo, si mantenemos nuestro propio criterio, si nos mantenemos fieles a nosotras mismas, seremos menos sensibles a la crítica y, por lo tanto, más fuertes.

5 Optimismo. Para ser fuertes debemos ser optimistas. Para ser felices, también debemos ser optimistas. El optimismo no es vivir en un mundo irreal de color rosa, el optimismo es vivir viendo toda la gama de colores y saber cómo actuar en cada uno de ellos. Y ser conscientes de que existen momentos grises, que con un pensamiento positivo cambiarán de tonalidad.