Cómo evitar la depresión post Semana Santa

Cómo evitar la depresión post Semana Santa

Por mucho que nos lo propongamos, después de cada período vacacional volvemos al trabajo sumidas en una tristeza y una desgana que cada vez nos cuesta más superar. Con la vuelta al trabajo después de las Navidades tenemos la excusa del bajón de ánimo propio de estas fechas, tras las vacaciones de verano nos deprimimos porque el tiempo que hemos pasado sin trabajar ha sido más y estamos desubicadas. Pero ¿qué motivos hay para la aparición de esa depresión post Semana Santa? Tal vez nos estamos dejando llevar por la apatía, así que se impone un cambio de actitud.

La vuelta de Semana Santa

Si eres de las privilegiadas que disfrutan de vacaciones en Semana Santa sabrás que son unos días especialmente valorados porque aparecen estratégicamente colocados para que el año no se nos haga tan largo. Pero también sabrás que la vuelta al trabajo tras la Semana Santa es tan dura como después del verano.

Te incorporas al trabajo sin ganas, sin motivaciones y de mal humor por volver a ese empleo que no te llena, pero que te paga la hipoteca y te da de comer. Aún sabiendo la suerte que tienes en estos tiempos de tener un empleo, no puedes dejar de sentirte una desgraciada y caer en el desánimo. Porque aunque lo llamemos depresión post vacacional, la realidad es que se trata de un estado de decaimiento que no entraña riesgos para la salud.

Aún así, hay que superarlo, porque volver a tu puesto de trabajo con mala cara, apática y sin ganas de hacer nada, puede complicarte mucho la vida. Así que será mejor que aprendas a manejar tu depresión post Semana Santa para volver al trabajo siendo la reina del optimismo y llena de energía.

Sobrevivir a la depresión post Semana Santa

Tanto si has disfrutado las vacaciones de Semana Santa de fiesta en fiesta, como si has utilizado esos días para relajarte y desconectar o incluso, si no los has aprovechado en absoluto y simplemente has dejado que pasen los días sin más, ahora toca pasar página y empezar de nuevo. Tómatelo como un nuevo inicio, en el que puedes empezar a hacer las cosas mejor.

Empieza el día con buena energía sin pensar en la mala suerte que tienes de tener que madrugar. Levántate con optimismo porque a partir de hoy te vas a organizar, vas a ser capaz de llevar tu trabajo al día y hasta vas a encontrar nuevas motivaciones laborales. 

Tu primer día, pon el despertador un rato antes de lo habitual, prepárate un buen desayuno, toma una buena ducha y ponle empeño a tu vestuario para que se note lo bien que te han sentado las vacaciones. No estaría nada mal que entrases a la oficina sonriendo para así mejorar no sólo tu ánimo, sino también el de tus compañeros. Concéntrate y disfruta y porque hoy empezamos una nueva etapa en el trabajo.

Laura Sánchez  •  domingo, 31 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x