Brontofobia: aprende a superar tu miedo a los truenos

Si te dan miedo las tormentas, puede que tengas brontofobia

Laura Sánchez

Descubre qué es la brontofobia y cómo superar tu meido a los truenos

Hay fobias de todo tipo y algunas son más conocidas que otras. De algunas incluso se habla ligeramente como cuando dices que tienes aracnofobia porque te producen repulsión las arañas. Pero la fobia en realidad es un trastorno emocional que puede provocar grandes complicaciones en tu vida. Descubre en nuestro diccionario de fobias qué es la brontofobia o el miedo a los truenos.

Qué es la brontofobia

La brontofobia es en realidad el miedo a los truenos, aunque luego es cierto que se extiende a los relámpagos y a las tormentas en general. Se trata de una de esas fobias relacionadas con los fenómenos meteorológicos que complican mucho la vida de la persona que la sufre porque no hay forma de evitarlo. Si hay tormenta, hay tormenta y tú no puedes escapar.

Hasta cierto punto es lógico tener cierto temor cuando el cielo se pone negro y se ilumina con los relámpagos que bailan al compás de los sonoros truenos. ¿A quién no le da un poco de inquietud una tormenta? La fobia aparece cuando los niveles de ansiedad se disparan durante una tormenta.

Los síntomas habituales de esta fobia

Aunque los síntomas de la brontofobia se manifiestan en un alto nivel de ansiedad, pocas veces se llega al ataque de pánico. Los mareos, la sudoración, la sensación de irrealidad, el dolor de estómago, las palpitaciones y la sensación de ahogo son los indicadores más frecuentes de esta fobia.

Además de los síntomas físicos, la brontofobia se caracteriza por la angustia provocada por ese miedo irracional y desmedido en caso de tormenta. Los pensamientos catastróficos y el cambio de comportamiento con la intención de evitar esa situación que produce la fobia son también muy característicos de la fobia a los truenos.

Cómo superar la brontofobia

Causas de la brontofobia

Cuando buscamos el origen de una fobia a veces se encuentra fácilmente en un trastorno de ansiedad que hace que la persona se llene de miedo y vea peligro en las situaciones más insospechadas. Pero otras veces, como en el caso de la brontofobia, también pueden tener un origen genético y ambiental.

Y, por supuesto, no se debe perder de vista el condicionamiento como posible origen de una fobia. Es muy frecuente que tras vivir una experiencia traumática durante una tormenta, una persona tome los truenos y los relámpagos como una situación peligrosa.

Superar el miedo a los truenos

Independientemente de que este miedo a una tormenta pueda ser algo normal y hasta adaptativo, la fobia sí requiere un tratamiento psicológico. La terapia cognitivo conductual es la que se revela como más efectiva para superar cualquier fobia, ya que trabaja tanto los pensamientos irracionales como el comportamiento.

En cualquier caso, debido a que las fobias siempre vienen acompañadas de ansiedad, es habitual introducir en la terapia herramientas como las técnicas de relajación, los ejercicios de respiración y el Mindfulness, que servirán de ayuda también en un futuro y para otros trastornos emocionales.