El peligro del miedo a lo nuevo o cainofobia

Las nuevas experiencias también son causa de fobias

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hay fobias que puedes sortear fácilmente en la vida y casi pasan desapercibidas mientras que otras fobias pueden llegar a ser muy limitantes. Es el caso de la cainofobia o el miedo a las experiencias nuevas, un trastorno cuyas consecuencias van más allá del inmovilismo vital. En nuestro diccionario de fobias hablamos de la cainofobia.

Qué es la cainofobia

La cainofobia es el miedo a lo nuevo o a las experiencias novedosas. Por extensión también es un miedo a los cambios, cualesquiera que se produzcan en la vida, desde un ascenso en el trabajo, hasta comprarse una casa, pasando por cambiar de pareja. Y ni hablar de hacer un viaje.

Como puedes ver, la cainofobia es muy limitante y puede llegar a afectar a todos los ámbitos de la vida. Aquí la zona de confort es algo más que un refugio seguro y la persona que la sufre no puede avanzar en la vida, se queda estática evitando cualquier novedad en su vida. ¿Se pueden evitar las novedades? La verdad es que no.

Los síntomas de una fobia

Precisamente porque no siempre es posible evitar el estímulo que produce el miedo y menos cuando se trata de algo tan general como vivir una experiencia nueva, es por lo que hay que buscar un tratamiento cuanto antes. También son preocupantes los síntomas, que son los mismos que los de ansiedad a los que se les añaden otros problemas psicológicos.

No poder empezar ese nuevo curso, no atreverte a cambiar de trabajo, no querer hacer ese viaje, provoca problemas de autoestima y la vida se convierte en una espirar de inseguridad, pensamientos obsesivos e ideas irracionales sobre uno mismo. Insistimos en que es importantísimo tratar la cainofobia.

Por qué se tiene miedo a lo nuevo

La cainofobia es una especie de miedo al fracaso. La persona que sufre esta fobia no quiere hacer nada nuevo por miedo a lo desconocido y, sobre todo, por miedo a fallar. Esto nos lleva a pensar que una de las causas que la originan es la propia baja autoestima, causa y a la vez consecuencia.

Pero como todas las fobias, los trastornos de ansiedad pueden encontrarse detrás de este problema, así como una experiencia traumática o una conducta aprendida en la infancia. A veces, la sobreprotección de los progenitores puede provocar este temor a lo nuevo.

Cómo superar la cainofobia

Para superar esta fobia hay que buscar ayuda psicológica. Tratándose de conceptos como novedades, nuevas experiencias, cambios o fracaso, es evidente que la terapia cognitivo conductual será la más efectiva para empezar por desterrar los pensamientos distorsionados que te impiden actuar.

No hay que descartar la hipnosis para encontrar un origen concreto a este temor irracional a lo nuevo. Y en cualquier caso, las técnicas de relajación son imprescindibles como herramientas para reducir la ansiedad que siempre va a asociada a una fobia.