Carcinofobia: cuando el miedo al cáncer es desmedido

Todos tenemos miedo al cáncer, pero en algunos casos se puede convertir en fobia

Laura Sánchez

La carcinofobia: cuando el miedo al cáncer es desmedido

Nos cuesta comprender algunas fobias, mientras que para otras mostramos más empatía. Es el caso de la carcinofobia o el miedo al cáncer, un trastorno fóbico que es necesario superar porque convierte en un infierno la vida de la persona que lo sufre. Pero, ¿quién no le tiene miedo al cáncer? Descubre en nuestro diccionario de fobias qué es la carcinofobia o el miedo al cáncer.

Qué es la carcinofobia

La carcinofobia es el miedo al cáncer o el miedo a tener cáncer, un temor bastante lógico porque se trata de una enfermedad muy frecuente y que puede llevar a la muerte. Sin embargo, cuando ese temor se convierte en desmedido e infundado, aparece el trastorno fóbico, que hay que tratar cuanto antes.

El miedo al cáncer es una fobia que está muy relacionada con la hipocondría. Cualquier malestar físico desencadena un episodio de ansiedad ante el miedo a sufrir un cáncer. Un simple dolor de cabeza y el engranaje de la carcinofobia se ponen en marcha para convertir tu vida en un infierno.

Los síntomas del miedo al cáncer

Cualquier síntoma es susceptible de ser un indicio de cáncer para la persona que sufre carcinofobia. Desde un dolor de cabeza hasta una mancha en la piel, pasando por un resfriado que tarda un poco más en curarse. Las visitas continuas al centro médico para comprobar que todo está bien (o mal) es la actividad más habitual de las personas con carcinofobia.

De ahí pasamos a todos los síntomas de ansiedad que desencadena cualquier incidente físico. El miedo a tener un cáncer empeora los síntomas previos con crisis de ansiedad, ataques de pánico, angustia o sensación de irrealidad. Los pensamientos distorsionados, llegando a creer que tienes un cáncer, se convierten en lo habitual ante cualquier achaque.

Cómo superar la carcinofobia

Conoce las causas de esta fobia

Hay varias causas para el desarrollo de la carcinofobia. La más frecuente es por condicionamiento tras haber vivido una experiencia traumática. Si uno o varios familiares han muerto de cáncer, es más probable que el miedo a esta enfermedad se convierta en un problema.

Como ocurre con todas las fobias, la carcinofobia también surge por un trastorno de ansiedad. La ansiedad multiplica los miedos y ve peligro en cualquier situación y más cuando hablamos de enfermedades. Si además la persona tiene tendencia a la hipocondría, la fobia encuentra la situación ideal para desarrollarse.

Tratamiento de la carcinofobia

Todas las fobias se pueden superar y la mejor opción siempre es la terapia psicológica. Lo difícil en este caso es detectar la fobia, ya que el fondo es un temor lógico que la mayoría de las personas sufrimos en mayor o en menor medida. La reestructuración cognitiva, que forma parte de la terapia cognitivo conductual es la terapia más eficaz para la carcinofobia.

Se trata de transformar el pensamiento distorsionado que te lleva al pánico ante cualquier incidente de salud. No todo produce cáncer y no todos los síntomas son de cáncer. Por eso, también conviene una charla a fondo con un profesional de la oncología para desterrar algunos mitos que se crean alrededor de esta enfermedad.

Para saber más de las fobias, consulta nuestro diccionario que contiene las más frecuentes.