Ailurofobia: ¿tienes miedo a los gatos?

Un animal como el gato también puede provocar una fobia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Son frecuentes las fobias hacia a los animales, aunque algunas son más comprensibles que otras. A casi nadie le extraña tener miedo a las arañas pero, ¿qué pasa si tienes miedo a los gatos? En principio el gato no resulta un animal peligroso al que haya que temer y la mayoría de la gente adora a estos animales. En nuestro diccionario de fobias hablamos de la ailurofobia o el miedo a los gatos.

¿Sabes qué es la ailurofobia?

La ailurofobia es el miedo a los gatos. Las personas que sufren esta fobia experimentan una ansiedad elevada cuando se encuentran con un gato, cuando están cerca de este animal o incluso cuando lo ven en imágenes en fotografías o en televisión. La sola idea de imaginarse con un gato alrededor les puede provocar un miedo incontrolable.

Para muchas personas los gatos son animales adorables y la mejor compañía que se puede tener. Para otras personas, en cambio, los gatos son la fuente de una inquietud que se transforma rápidamente en pánico. Y no es tan extraño, también ocurre con los perros en el caso de las personas que tienen cinofobia. Al fin y al cabo, el miedo se puede encontrar en cualquier situación y en cualquier animal.

Síntomas de que tienes un miedo irracional

No es necesario que se trate de un gato malhumorado o agresivo para experimentar una serie de síntomas físicos que los mismos que los de la ansiedad: sequedad de boca, nerviosismo, agitación, palpitaciones, sudoración excesiva, náuseas o mareos. Cuando la situación no se puede evitar de ninguna manera, se puede llegar al ataque de pánico.

Si bien es cierto que no todo el mundo se ve en la situación de convivir con un gato o de encontrarse con un gato a diario, el hecho de sufrir esta fobia conlleva una serie de consecuencias que pueden afectar a la vida social. También hay que tener en cuenta los síntomas psíquicos, con la cantidad de pensamientos obsesivos y distorsionados y con la sensación de que algo no va bien. ¿Cómo vas a tenerle miedo a un gato?

Por qué tengo miedo a los gatos

Las fobias se caracterizan por un miedo irracional y desmedido frente al estímulo, en este caso el gato. La mayoría de las veces el desarrollo de una fobia es consecuencia de un trastorno de ansiedad que multiplica los miedos y que distorsiona el pensamiento sin poder hacer nada por evitarlo hasta que te pones en tratamiento.

En otros casos, parece que puede haber causas genéticas para este miedo a los gatos, pero no está demostrado. Lo que sí parece más probable es que la ailurofobia surja por condicionamiento por una experiencia traumática sufrida en el pasado o por asociar los gatos a pensamientos catastrofistas.

Tratamiento de una fobia

Podría pensarse, como ocurre con otras fobias que no resultan limitantes en el día a día, que se puede vivir con ailurofobia sin necesidad de buscar tratamiento, al menos en los casos en los que esa persona puede evitar cualquier situación incómoda. Pero lo cierto es que la aparición de una fobia, afecte a tu vida o no, ya requiere un tratamiento psicológico.

El tratamiento más eficaz para superar el miedo a los gatos es la terapia cognitivo conductual. En ella se revisan los pensamientos distorsionados relacionados con el gato y de esta forma se puede modificar el comportamiento. La terapia de exposición forma parte del tratamiento, pero ha de hacerse con supervisión. Y, por supuesto, las técnicas de relajación no pueden faltar para reducir la ansiedad.