Cinofobia: cómo superar el miedo a los perros

Mientras que unos adoran a los perros, para otros son motivo de pánico

Laura Sánchez

Cómo superar el miedo a los perros o cinofobia

Lo que para unas personas es motivo de felicidad y bienestar, para otras puede ser terrorífico. Algunas de las fobias más frecuentes están relacionadas con los animales y no es difícil comprender la fobia a las arañas o a las serpientes, por ejemplo. Pero, ¿cómo es posible tener miedo a los perros? Todo es posible en el mundo de las fobias y por eso hoy hablamos de la cinofobia o ese terror hacia los perros.

Sabes qué es la cinofobia

La cinofobia es el miedo a los perros. Sí, a algunas personas les parecerá increíble, ya que encuentran un gran apoyo y felicidad en su mascota. Pero otras personas sienten verdadero pánico ante la presencia de un perro o tan solo con imaginárselo. Aquí no entran en juego la peligrosidad de algunas razas concretas, sino que cualquier perro, por inofensivo que parezca, puede provocar el miedo.

Es cierto que hay algunos perros que dan miedo y es lógico que sientas cierto temor si estás paseando por el parque y un enorme perro se lanza corriendo hacia ti ladrando amenazadoramente. Eso no es cinofobia, eso es un miedo adaptativo perfectamente comprensible.

¿Mi miedo a los perros es una fobia?

Las personas que sufren cinofobia no pueden estar cerca de un animal tan habitual como el perro y tienden a evitar estas situaciones, algo que es bastante complicado. Estas personas experimentan los típicos síntomas de ansiedad cuando ven un perro o cuando se lo imaginan, porque las reacciones también pueden ser anticipadas.

Si tienes que pasar por delante de la casa de tus vecinos que tienen un perro, seguramente darás un rodeo si te es posible aunque eso te lleve más tiempo. Todo con tal de evitar esa sensación de pánico, el mareo, los nervios, las ganas de salir corriendo o la imposibilidad de moverte, la sensación de irrealidad o las palpitaciones.

Cómo superar la cinofobia

Causas de la cinofobia

A veces es difícil encontrar el origen o la causa de la fobia. En el caso de la cinofobia el motivo más habitual es haber vivido una experiencia traumática. Si alguna vez te mordió un perro o a alguien de tu entorno o si viviste una situación delicada y había algún perro a tu alrededor.

La cinofobia también puede surgir por imitación, es decir, si a tu hermano mayor, por ejemplo, le dan miedo los perros, tú también puedes experimentar el mismo terror aunque no hayas tenido ninguna experiencia negativa con estos animales.

El mejor tratamiento para esta fobia

Es importante tratar de superar cuanto antes algunas fobias que pueden limitar tu vida. No es lo mismo que tener ofidiofobia porque no te encuentras todos los días con una serpiente, pero con un perro sí. Y para tratar las fobias hay que buscar ayuda psicológica, no tengas ninguna duda.

El tratamiento más efectivo para las fobias es la terapia cognitivo conductual que es capaz de transformar el pensamiento que genera el miedo frente al estímulo y, por lo tanto, es capaz de transformar a su vez la conducta. En cualquier caso, las técnicas de relajación siempre son bien recibidas para superar una fobia debido a su estrecha relación con la ansiedad.

En Diario Femenino te hablamos sobre los distintos tipos de fobias