Ombrofobia: ¿tienes miedo a la lluvia?

Este tipo de fobia también se conoce como pluviofobia

Laura Sánchez

Qué es la ombrofobia, como se conoce al miedo a la lluvia

Algunas fobias se pueden ir dejando pasar porque no complican demasiado el día a día de la persona que las sufre, pero hay otras que hay que tratar de superar cuanto antes. Es el caso de esas fobias que están relacionadas con los fenómenos meteorológicos, unas circunstancias que de ninguna manera podemos cambiar o evitar. En nuestro diccionario de fobias te contamos todo sobre la ombrofobia o el miedo a la lluvia.

Qué es la ombrofobia

La ombrofobia es el miedo a la lluvia que también se conoce como pluviofobia. La persona con ombrofobia siente pánico ante lo que para muchos es una bendición. Esos días lluviosos, las gotas cayendo sobre la ventana, mojarte los pies en la lluvia, el olor a tierra mojada... muy evocador para unos y motivo de temor para otros.

Que el cielo esté nublado, que amenace lluvia, que llueva, que estés en la calle o en casa escuchando la lluvia, que no puedas ponerte a resguardo, que te mojes o que temas mojarte son amenazas para las personas con ombrofobia, un miedo desmedido a algo inevitable como es la lluvia.

¿Cómo saber si tengo esta fobia?

Si sufres ombrofobia no es que consideres una molestia que se ponga a llover, sino que te empiezas a poner nervioso. Los nervios se transforman en temor y el temor en una serie de síntomas que son los mismos que los de la ansiedad. La fobia puede llegar a provocar un ataque de pánico en los casos en los que la lluvia te pilla desprevenido y no te lo esperabas.

Para las personas con ombrofobia la lluvia es todo un peligro, por eso se disparan los mecanismos del miedo y de la ansiedad. No hay que confundir este trastorno con la brontofobia, que es el miedo a los truenos, ya que la lluvia no implica necesariamente que se produzca una tormenta.

Cómo superar la ombrofobia

Causas del miedo a la lluvia

En cualquier caso, la lluvia es un fenómeno meteorológico que resulta imposible evitar. No es como si tienes aerofobia que puedes evitar, a pesar de los perjuicios que eso suponga, subirte a un avión. Si llueve, no puedes hacer nada por remediarlo, no puedes escapar, no puedes huir.

Pero, ¿qué provoca esta fobia tan particular? La mayoría de las veces las fobias encuentran su origen en una experiencia traumática vivida en el pasado. Tener un trastorno de ansiedad previo es otras de las causas del desarrollo de una fobia. Y en este caso concreto, un estado depresivo puede llevarte a sufrir la ombrofobia por la tristeza que a veces produce la lluvia.

Tratamiento de la ombrofobia

Todas las fobias deberían tratarse cuanto antes, pero en los casos en los que el estímulo que provoca el miedo es inevitable, más todavía. Hay que buscar ayuda psicológica porque no se trata de un trastorno que podamos superar por nosotros mismos y la terapia cognitivo conductual, que es la más efectiva, tiene que llevarla un profesional.

La ombrofobia, como cualquier fobia, va acompañada de la ansiedad y todas sus consecuencias, por eso en todos los tratamientos para superar una fobia se incluyen técnicas de relajación para reducir la ansiedad.