Emetofobia: ansiedad y miedo al vómito

El vómito siempre es desagradable y en algunos casos puede producir una fobia

Laura Sánchez

 Qué es la emetofobia o el miedo al vómito

El mundo de las fobias abarca todos los aspectos de la vida, desde objetos y animales, pasando por lugares y sentimientos. No se libran de las fobias algunas acciones o dolencias como el acto de vomitar, por ejemplo. En nuestro diccionario de fobias hablamos de la emetofobia o el miedo a vomitar, que también necesita un tratamiento.

Qué es la emetofobia

La emetofobia es el miedo a vomitar o el miedo al vómito. La persona con emetofobia no solo tiene miedo a vomitar, sino también a que alguien pueda vomitar a su alrededor o a ver un vómito en la calle o en algún otro lugar. Sin duda, el vómito no deja de ser algo muy desagradable y que produce repulsión, pero en este caso se trata de una fobia.

Las personas como emetofobia intentan evitar cualquier situación en la que puedan vomitar o ver un vómito y, aunque en principio no parece condicionar el día a día, llega a complicarlo bastante cuando evitan ir a restaurantes porque no se fían de la calidad de los alimentos o viajar en transporte público por miedo a que alguien se maree y vomite a su lado.

¿Mi miedo a vomitar es irracional?

Una náusea repentina, un olor demasiado fuerte de un alimento, una persona que está tosiendo o se ha atragantado, un bebé, una embarazada, una sensación de mareo en un viaje, una comida con demasiado calor… cualquiera de estas cosas puede provocar una reacción desmedida en la persona que sufre emetofobia. El miedo al vómito está más presente de lo que nos podemos imaginar.

Los síntomas de esta fobia al vómito comienzan con la evaluación de la situación que se está viviendo. Se detecta el peligro de vomitar o de que alguien vomite y aparece la sensación de pánico. Hay peligro en la situación y esa persona debe alejarse inmediatamente. A veces podrá evitarlo y otras veces no. Entonces sufrirá los mismos síntomas de ansiedad que incluyen mareos, palpitaciones, sudor o dificultad para respirar, sin descartar el ataque de pánico.

Cómo superar la emetofobia

Las causas de una fobia al vómito

Pero, ¿qué puede provocar ese miedo irracional al vómito? Como ocurre con todas las fobias, una de las causas más frecuentes es por condicionamiento de una experiencia traumática. Una gastroenteritis en la infancia que quedó grabada, ver a tu madre vomitar por un embarazo o el malestar de un familiar por la quimioterapia, por ejemplos, son casos que han generado emetofobia.

El miedo al vómito también puede surgir como consecuencia de un trastorno de ansiedad y puede ser causa y consecuencia a la vez de un trastorno como la anorexia. En cualquier caso, sea cual sea el origen, hay que buscar un tratamiento cuanto antes.

Tratamiento de la emetofobia

La emetofobia no es algo que debas dejar pasar aunque no tengas que enfrentarte a tu fobia todos los días. Es necesario buscar ayuda psicológica para superar ese intenso miedo y eso es algo que puede hacerse desde la reestructuración cognitiva de la terapia cognitivo conductual.

Cualquier tratamiento para superar una fobia debe incluir técnicas de relajación, ya que la ansiedad está siempre presente en este tipo de trastornos. Y el Mindfulness siempre ayuda para ser más conscientes del ahora y no adelantarse a los acontecimientos negativos.