Hipofobia: cuando el miedo a los caballos es una fobia

Esta fobia a los animales también se conoce como equinofobia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No nos resultan ajenas las fobias hacia algunos animales porque hemos oído hablar mucho de la aracnofobia, por ejemplo. Pero en realidad, cualquier animal puede provocar un trastorno fóbico, desde las serpientes hasta los perros, pasando por los caballos. En nuestro diccionario de fobias hablamos de la hipofobia o el miedo a los caballos.

Qué es la hipofobia

La hipofobia es el miedo a los caballos. También puede aparecer como equinofobia, pero en cualquier caso es el mismo temor irracional y desmedido hacia los caballos. Aunque en principio el caballo no parece un animal peligroso como las serpientes, por ejemplo, así lo perciben las personas que sufren hipofobia.

Tampoco es tan extraño tener recelo a algunos animales, ya que no dejan de ser imprevisibles y a menudo no puedes controlar ni anticipar sus reacciones. Pero de ahí a sufrir una fobia va toda una serie de consecuencias que limitan tu vida al extremo. El trastorno fóbico siempre es preocupante, pero hay que tomar medidas cuando empieza a ser un obstáculo en tu vida.

Los síntomas de esta fobia

La hipofobia se manifiesta con los mismos síntomas que la ansiedad. Se te acelera el pulso, te mareas, apenas puedes respirar, tienes sensación de irrealidad o sufres un ataque de pánico. Todo esto ocurre frente al estímulo de la fobia, es decir, cuando te encuentras cerca de un caballo.

En los casos más graves de la fobia no hace falta que tengas al animal delante, basta con verlo por televisión, en una fotografía o imaginarlo. Si bien según dónde vivas no es frecuente encontrarte un caballo todos los días, lo que está claro es que si sufres este tipo de fobia los pensamientos irracionales y las limitaciones que te impone te llevan a sufrir también problemas de autoestima.

Causas de la hipofobia

Pero, ¿de dónde viene el miedo a los caballos? Generalmente una fobia se desarrolla a consecuencia de una experiencia traumática vivida en el pasado. Si tuviste un accidente de pequeño cuando ibas a caballo o alguien de tu entorno sufrió en una situación en la que estaban presentes los caballos puede ser perfectamente el origen del problema.

Otra de las causas más comunes de las fobias es un trastorno de ansiedad previo. Los problemas de ansiedad se manifiestan de muchas maneras y en todas ellas están presentes la sensación de miedo y peligro, por lo que la aparición de fobias es muy posible.

Tratamiento del miedo a los caballos

Tener miedo a los caballos no es una fobia tan limitante como cuando tienes miedo a los perros o a los gatos, animales que te puedes encontrar más frecuentemente. Pero eso no quiere decir que no tengas que tratar este trastorno, porque lo más posible es que dé lugar a más fobias.

Para superar una fobia hay que acudir a un profesional de la psicología, aunque en algunos casos no se descarta el tratamiento farmacológico. La terapia cognitivo conductual es la más efectiva porque además de ayudarte a superar este problema con los caballos te da las herramientas que necesitas para que no sufrir otras fobias en el futuro.