La tapefobia es el miedo a ser enterrado vivo

Hay muchas fobias relacionadas con el miedo a la muerte

Laura Sánchez

Qué es la tapefobia o el miedo a ser enterrado vivo

Hay fobias que nos cuesta imaginar que existan como no sea en alguna película de terror. Es el caso de la tapefobia o la tafofobia, el miedo a ser enterrado vivo que traspasa las fronteras del temor lógico para convertirse en un trastorno fóbico con graves consecuencias. En nuestro diccionario de fobias hablamos de la tapefobia o el miedo a ser enterrado vivo.

Qué es la tapefobia

Tal vez lo has oído contar, de alguien que conoce a alguien que le ocurrió y que se supo mucho tiempo después. Tal vez lo has visto en alguna película de terror y solo de pensarlo te estremeces de pavor. Hablamos de esas historias de personas que han sido enterradas vivas ya que son la base de la tapefobia.

Siendo realistas, hoy en día hay pocas probabilidades de que eso ocurra, pero ya sabemos que cuando se trata de fobia, el miedo es irracional y desmedido. El miedo a ser enterrado vivo es un miedo casi instintivo y que además está muy relacionado con la claustrofobia. Pero vayamos a la fobia en cuestión.

Los síntomas de esta fobia

Las personas que sufren tapefobia no tienen que exponerse directamente al estímulo para experimentar toda la serie de síntomas de la ansiedad. Afortunadamente, no tendrás que ponerte en esa situación como cuando tienes agorafobia, por ejemplo. No va a darse la situación de que tengan que enterrarte vivo.

Pero la sola idea de que eso pueda ocurrir puede desencadenar una crisis de ansiedad o incluso un ataque de pánico. Esto ocurre especialmente si la persona se pone enferma y tiene que acudir a un hospital o cuando se mete en la cama a dormir, en una situación que nos recuerda mucho a la clinofobia.

Cómo superar la tapefobia

¿Por qué tengo miedo a ser enterrado vivo?

La mayoría de las fobias se desarrollan por una experiencia traumática previa o por un trastorno de ansiedad. Ambas situaciones se pueden dar para que surja el miedo a ser enterrado vivo porque, al fin y al cabo, no es más que una reacción desmedida a un miedo muy lógico y natural.

Además, en el caso de la tapefobia entra en juego el concepto de muerte que tenemos en nuestra sociedad, como el de un mal inevitable. Todo lo que rodea a la muerte es misterioso y desconocido y eso no deja de ser fuente de miedos. De ahí que también se pueda desarrollar la necrofobia o el miedo a los cadáveres.

Tratamiento de la tapefobia

Como todas las fobias, el miedo a ser enterrado vivo se puede superar. Para ello es necesario acudir a terapia psicológica de forma que se puedan averiguar las causas que han provocado esa fobia. Hablar con esa persona para entender lo que para ella implica la muerte hará que se pueda comprender mejor el origen del miedo.

Generalmente es la terapia cognitivo conductual la más efectiva para el tratamiento de las fobias. Una terapia cuyo objetivo es transformar tanto el pensamiento como la conducta y que debe ir acompañada de técnicas de relajación para rebajar el componente de ansiedad con el que cargan todas las fobias.