Necrofobia: cómo se desarrolla el miedo a los muertos

La muerte suele provocar mucho temor y a veces se convierte en una fobia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Te contamos qué es la necrofobia o el miedo a los muertos

Si con algunas fobias nos quedamos sorprendidos, con otras nos sentimos más identificados. Es el caso de la necrofobia o el miedo a los muertos y todo lo relacionado con ellos, un temor casi universal que en mayor o menor medida todos tenemos. Te contamos en nuestro diccionario de fobias todo lo que debes saber sobre la necrofobia.

Qué es la necrofobia

La necrofobia es el miedo a los muertos. Pero no a los muertos por temor a que se conviertan en zombis o en fantasmas, sino a todo aquello que forma parte del ritual de la muerte. Cadáveres, tanatorios, urnas, crematorios, cementerios, tumbas o incluso a un coche fúnebre o coronas de flores.

No hay que confundir la necrofobia con el miedo a la muerte. En esta fobia la reacción de ansiedad no la produce pensar en la propia muerte, sino que está más asociada a la pérdida de seres queridos que al fin de la vida de uno mismo. En cualquier caso se trata de un tipo de fobia que puede complicar mucho la vida, ya que asistir a un funeral o encontrarte con un cortejo fúnebre a veces resulta inevitable.

Síntomas de tener miedo a los muertos

La mayoría de las personas sienten cierta inquietud ante todo lo relacionado con la muerte. Un cementerio o un tanatorio seguramente no es tu lugar favorito para pasar un buen día y lo mismo ocurre con un funeral, que no es la situación más agradable. Las emociones que sientes en este tipo de lugares o situaciones van desde la tristeza hasta el miedo, es cierto, pero la fobia es otra cosa.

La necrofobia es algo más que esa inquietud que te asalta cuando vas a entrar a un funeral. La necrofobia produce los mismos síntomas de ansiedad, con todo lo que ello implica y puede llegar al ataque de pánico. La reacción más habitual en esos momentos es la de la evitación, como ocurre con todas las fobias, pero no siempre se puede.

A los síntomas físicos se le unen una serie de síntomas psíquicos o consecuencias de estar sufriendo esta fobia. Entre ellas destacan los pensamientos fatalistas, obsesivos y distorsionados, pero en este caso también un sentimiento de culpa por evitar situaciones que socialmente no deberías evitar.

Cómo superar la necrofobia

Conoce las causas de la necrofobia

La causa más frecuente para el desarrollo de la necrofobia es por una experiencia traumática. Un niño que ve el cadáver de su abuelo, por ejemplo, puede quedar marcado de por vida y tener que sufrir esta fobia que en la edad adulta le creará bastantes complicaciones.

También hay que valorar como causa de la necrofobia un trastorno de ansiedad que va generando miedos irracionales y desmedidos ante cualquier situación. La ansiedad se dispara frente al peligro, al igual que el miedo. Y en este caso, todo el contexto que rodea la muerte siempre ha estado rodeado de un halo de temor.

El tratamiento de esta fobia

Que hasta cierto punto sea lógico temer las cosas relacionadas con la muerte, no quiere decir que la necrofobia no se deba tratar. No podemos olvidar que en las fobias el miedo no es adaptativo ni funcional y, por lo tanto, es algo que debemos superar con terapia psicológica.

La terapia más efectiva en el tratamiento de las fobias es la terapia cognitivo conductual, que llega a la raíz del miedo, a ese pensamiento que desencadena el pánico para desmontarlo y poder adoptar una conducta diferente ante la situación. Y dada la relación entre la fobia y la ansiedad, cualquier terapia debe ir acompañada de técnicas de relajación.

Si quieres saber más sobre las fobias, consulta nuestra sección en la que hablamos de las más frecuentes.