Clinofobia: el miedo irracional a dormir

Las fobias pueden ser tan peligrosas como para no dejarte dormir

Laura Sánchez

Clinofobia: el miedo irracional a dormir

La mente es tan complicada que muchas veces nos sorprende con fobias insospechadas. Hay fobias más comunes y fobias raras; hay fobias que se comprenden mejor y fobias a las que no encuentras ninguna explicación, pero todas deben visibilizarse porque se trata de un trastorno emocional importante. En esta ocasión hablamos de los peligros de la clinofobia o el miedo a dormir.

Qué es la clinofobia

La clinofobia es el miedo a ir a dormir, a dormir o a quedarse dormido. También se le llama oneirofobia o somnifobia y puede afectar a hombres y mujeres de todas las edades. La persona que sufre clinofobia responde con una elevada ansiedad cuando llega la hora de acostarse.

El miedo a quedarse dormido tiene algunas variantes, porque no es únicamente miedo a meterse en la cama, cerrar los ojos y dormirse, sino que también puede temer quedarse dormido en circunstancias que no lo requieren como en el lugar de trabajo, en el autobús o en una reunión de amigos.

Causas de la clinofobia

Las causas que producen esta fobia son variadas. Puede deberse a una experiencia traumática mientras estaba durmiendo o a asociar los momentos del sueños con situaciones desagradables. Se trata de un miedo irracional a que le ocurra algo malo durante el sueño, generalmente a la muerte o a que algo terrible ocurra sin que esa persona esté consciente.

La clinofobia también está muy relacionado con los trastornos del sueño y a veces una temporada de insomnio puede provocar ese mismo miedo a dormir. Parece contradictorio e ilógico, pero la lógica no aparece cuando se trata de fobias.

Cómo superar la clinofobia

Síntomas de la clinofobia

Los síntomas comienzan a la hora de irse a dormir, al caer la tarde o cuando finaliza la jornada laboral ante la perspectiva de tener que ir a la cama. Son los clásicos síntomas de la ansiedad con nerviosismo, taquicardia, sudoración excesiva, dificultad para respirar y a veces llegan a convertirse en un ataque de pánico.

También aparecen síntomas písquicos como la distorsión de la realidad, los pensamientos obsesivos o la sensación de perder el control. Todo ello rodeado del miedo y, a menudo, la parálisis que conlleva un acto tan necesario como el dormir.

Los síntomas y la propia fobia a dormir tienen consecuencias graves para la salud y son las mismas que en el caso del insomnio. Al disminuir la calidad del sueño, también disminuye la calidad de vida y las personas que sufren clinofobia son propensas a sufrir también otras enfermedades además de la fatiga, la irritación o los cambios de humor.

Tratamiento de la clinofobia

Un problema como la clinofobia que afecta a un ámbito tan importante en la vida como es el descanso nocturno tiene que ser tratado por un profesional y hay que buscar ayuda psicológica en cuanto se noten los primeros síntomas.

En el caso de la clinofobia las técnicas de relajación son de gran ayuda, pero antes hay que conocer bien en qué momento se manifiestan los síntomas de la fobia y qué grado de ansiedad producen. Si la ansiedad aparece después de cenar, a la hora de lavarse los dientes o justo en el momento de meterse en la cama.

La terapia psicológica ayuda a la persona que sufre clinofobia a reducir la ansiedad de cada momento y a dejar de relacionar el sueño con un momento de miedo o de peligro. Generalmente se trata de desensibilización sistemática combinando la relajación con la exposición al estímulo que provoca el miedo.

¿Padeces clinofobia o conoces a alguien que la padezca? Si te interesa el mundo de las fobias, en Diario Femenino te ayudamos a conocer todos los detalles acerca de ellas.