La interpretación de los sueños: ¿fantasía o realidad?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Mientras que algunas personas no toman en consideración lo que sueñan, otras toman los sueños como mensajes trascendentales que pueden cambiar su vida. La interpretación de los sueños puede ser fantasía o puede ser realidad, según lo que se pretenda de esa interpretación. Por eso en nuestro diccionario de sueños analizamos todos los sueños desde una perspectiva realista pero sin olvidar la fantasía.

La fantasía y la realidad en el significado de los sueños

El escepticismo rodea el mundo de la interpretación de los sueños sin tener en cuenta su significado. Para mucha gente los sueños son misterios del subconsciente a los que no hay que prestar más atención porque no influyen de ninguna manera en nuestra vida diaria. De esta manera, sueños terribles como las pesadillas, por ejemplo, las desechan y tratan de olvidarlas lo antes posible.

Para otros, en cambio, los sueños son mensajes trascendentales que pueden cambiar el curso de nuestra vida. Buscan en la interpretación de los sueños señales divinas o del destino, rodeando la interpretación de los sueños de una superstición que les ayuda a creer en un futuro mejor. Sucesos paranormales, mensajes del más allá o directamente revelaciones del cielo son para muchas personas la intención de los sueños.

¿Dónde está el límite entre la fantasía y la realidad en la interpretación de los sueños? Sigmund Freud llegó para aplicar un poco de ciencia a la superstición implícita en el significado de los sueños. Interpretar los sueños dejó de ser un poder mágico para convertirse en ciencia, pero como siempre ocurre cuando los límites están difusos, lo mejor es quedarse en un término medio.

Ni hay estudios científicos que avalen el significado de un sueño, ni existen los sueños premonitorios, como hemos comprobado siempre que soñamos con los números de la lotería, por ejemplo, o con la muerte de un familiar. En realidad, los sueños no son más que manifestaciones del subconsciente para alentarnos a reflexionar en esos puntos importantes, para practicar la introspección y conocernos mejor a nosotros mismos.