Timidez e inseguridad: qué hacer para evitarlas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La inseguridad se presenta al mismo tiempo como causa y consecuencia de la timidez, de ahí su inmenso poder que tiene para paralizar a las personas tímidas. Pero igual que la timidez se puede vencer, también se puede superar esa inseguridad que no te permite avanzar en tu trabajo o en tu vida personal. ¿Qué se puede hacer para evitar la timidez y la inseguridad?

Qué hacer para eliminar la inseguridad y olvidarte de la timidez

Podemos buscar mil técnicas para vencer la timidez, mil métodos para dejar de ser una persona tímida, pero la única fórmula para eliminar tanto la timidez como la inseguridad es mejorando la autoestima. Y es que ser tímida no implica únicamente no ser ocurrente, no controlar los nervios o no estar a la altura de la circunstancias. La primera consecuencia de la timidez es la inseguridad.

Y al mismo tiempo, la inseguridad también es causa de la timidez, por lo que nos encontramos en un círculo vicioso del que es muy difícil salir. Difícil pero no imposible. Es posible ganar confianza en una misma y disfrutar de esa seguridad, solo hay que atreverse a dar el primer paso. Después, se trata de ir avanzando poco a poco por el camino hacia la independencia, lejos de indecisiones y lejos también de la timidez.

La inseguridad está tan relacionada con la timidez como con la baja autoestima. Crees que no vales, que no eres lo suficientemente guapa, inteligente, brillante, hábil o lo que sea. Y entonces esa inseguridad se transforma en miedo a actuar. Lo que hay que combatir es esa necesidad que sientes de quedarte en un segundo plano para no recibir críticas, reproches o para no pasar vergüenza o simplemente para no actuar.

El miedo solo se puede superar si le haces frente, si te propones pequeños retos cada día enfrentándote a situaciones que te hacen sentir inferior o que promueven tu inseguridad. Recuerda que todo el mundo se siente inseguro en algunas ocasiones y aún así afrontan la situación. A la primera vez que te enfrentes a tus inseguridades, comprobarás cómo el resultado no es tan desastroso como pensabas.