Tratamientos para superar la ansiedad social

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los mejores tratamientos para superar la ansiedad social

La ansiedad social es un trastorno emocional que guarda estrecha relación con la timidez. Y si la timidez se puede vencer, la ansiedad social también se puede superar. Por tratarse de un trastorno emocional, es conveniente tratar la ansiedad o la fobia social con tratamientos especializados. Te contamos cuáles son los mejores tratamientos para superar la ansiedad social.

Cómo se supera la ansiedad social

Cuando la timidez es llevada al extremo y las situaciones en público no solo te incomodan sino que además te producen verdadero pánico es porque tal vez estés sufriendo de ansiedad social. La ansiedad o la fobia social es un trastorno emocional y como tal debe ser tratado médicamente.

Los medicamentos que suelen acompañar a cualquier tratamiento contra la ansiedad social son los ansiolíticos, unos fármacos tan eficaces a la hora de relajar y aliviar el miedo como peligrosos por su alta dependencia. Por eso la mayoría de las personas optan por otros tratamientos para superar su fobia social. No falta quien recurre a la hipnosis, una terapia que si es realizada por un especialista da muy buenos resultados.

Sin embargo, el tratamiento más efectivo para tratar la ansiedad social es la terapia cognitivo-conductual. Esta terapia se centra en dos aspectos del trastorno emocional, que son los pensamientos automáticos y el comportamiento errático. Confiando en el valor del pensamiento positivo, esta terapia enseña a la persona con ansiedad social a valorar las situaciones desde un punto de vista más realista y menos pesimista.

Una vez que la persona que sufre esta timidez patológica es consciente de la necesidad de relativizar sus reacciones, la terapia cognitivo-conductual da un paso más exponiéndola gradualmente a todas aquellas situaciones sociales que le dan miedo. Con la ayuda de un psicólogo y con muchas ganas de superar el problema, la ansiedad social desaparece y se descubre una persona menos tímida y con más habilidades sociales.