¿Por qué me duele la cabeza cuando estoy en el gimnasio?

La deshidratación y la respiración inadecuada son dos de las causas principales

Tamara Sánchez

¿Por qué me duele la cabeza cuando estoy en el gimnasio?

Hemos escuchado una y mil veces todos los beneficios que conlleva hacer ejercicio: mejora la forma y la resistencia física, ayuda a mantener el peso corporal, aumenta la autoestima y reduce el estrés entre otras millones de cosas más. Sin embargo, pocas veces nos advierten de que hacer ejercicio en exceso también puede tener graves consecuencias para la salud y una de ellas es el dolor de cabeza.

Si eres de las que se pasa horas y horas encerrada en un gimnasio haciendo pesas, corriendo o montando en bicicleta, probablemente más de una vez hayas acabado experimentando una fuerte e intensa cefalea que hace que se te quiten todas las ganas de seguir poniéndote en forma.

Pero… ¿Por qué se produce este dolor de cabeza cuando estamos en el gimnasio? A continuación te lo vamos a explicar. ¡Atenta!

Las razones por las que duele la cabeza al hacer ejercicio

Este tipo de dolor de cabeza es conocido como cefalea primaria por esfuerzo físico y se trata de una clase de cefalea tensional que causa una fuerte molestia en ambos lados de la cabeza. Sus síntomas son similares a los de la migraña: sensibilidad a la luz y a los ruidos fuertes, náuseas, vómitos, etc. Suele aparecer cuanto más esforzamos nuestro organismo y su duración varía dependiendo de cada persona.

Nuestro cuerpo es muy inteligente y, como tal,  tiene diversas formas de avisarnos de que algo va mal. Una de ellas es el dolor de cabeza, así que si lo experimentas con frecuencia cuando estás haciendo deporte, es hora de que dejes de hacerlo por un instante y prestes atención a las distintas señales que tu organismo te está mandando:

+ Deshidratación

La razón por la que duele la cabeza al hacer ejercicio

En ocasiones, cuando estamos en el gimnasio, nos concentramos tanto en los ejercicios que estamos realizando que se nos olvida por completo beber agua o, lo que es peor aún, pensamos que con hidratarnos cuando terminemos de llevar a cabo la actividad será suficiente. ¡Un gran error! El dolor de cabeza es la forma que tiene el cuerpo de avisarte de que estás perdiendo mucha más agua de la que estás reponiendo. Lo más adecuado para no sufrir deshidratación, especialmente en los días en los que más calor hace, es hacer pequeños descansos entre ejercicio y ejercicio para así reponer los líquidos y electrolitos perdidos a través del sudor.

+ Respiración inadecuada

Al realizar ejercicio, una gran cantidad de personas tienden a retener la respiración e incluso a comenzar a respirar de manera inadecuada, es decir, dejan de inhalar por la nariz y de exhalar por la boca. Esta mala práctica se incrementa cuando además estamos congestionados ya que inconscientemente y ante la dificultad que encontramos en las vías respiratorias, solemos optar por respirar por la boca. Por este motivo, es fundamental que antes de ir al gimnasio, tratemos de despejar nuestra nariz por medio de lavados nasales con agua de mar lo cual nos ayudará a estar menos congestionados durante la actividad física. Así favorecemos que la presión intercraneal, que ya de por sí se incrementa con el ejercicio, no termine provocándonos un molesto dolor de cabeza.

+ Hipoglucemia

Tener los niveles de azúcar en sangre bajos puede ser uno de los grandes motivos que nos lleva a sufrir dolor de cabeza mientras realizamos ejercicio. La glucosa es una de las principales fuentes de energía para el organismo, por lo que si le sometemos a un sobreesfuerzo y además no hemos ingerido las cantidades necesarias de la misma para hacerle frente, tendremos altas probabilidades de acabar padeciendo este tipo de cefalea. Para prevenirla, es fundamental que sigamos una dieta saludable que incluya alimentos con la cantidad de azúcar suficiente y recomendada como por ejemplo las piezas de fruta.

+ Sobreesfuerzo

Saber escuchar a nuestro propio organismo es muy importante para no extralimitarnos a la hora de practicar deporte. Realizar un esfuerzo extra, de manera continuada y sin la preparación adecuada, puede terminar produciéndonos fatiga y dolor de cabeza vinculado a la tensión de los músculos en estas áreas. Por eso, es fundamental que no nos marquemos objetivos instantáneos, sino que trabajemos de manera progresiva para que nuestro cuerpo se acostumbre a este práctica y responda cada vez mejor ante ella.

+ Postura corporal incorrecta

Al realizar ejercicio, principalmente al levantar pesas, es fundamental mantener una postura correcta durante todo el tiempo que dura el ejercicio. No adoptar la posición adecuada podría terminar desembocando en un dolor de cabeza o, lo que es peor, un grave contractura.

Consejos para calmar la cefalea tensional al practicar deporte

Consejos para calmar la cefalea tensional al practicar deporte

Si al practicar deporte o esfuerzo físico te comienza a doler la cabeza, lo mejor es que pares en el acto. Poco a poco la dolencia irá desapareciendo. Si la molestia prosigue una vez que se ha finalizado el ejercicio, puedes tomar un analgésico que te haya recetado tu médico y que sea apropiado para las cefaleas.

Si el dolor de cabeza te lo causa una mala postura, trata de corregirla inmediatamente. También puedes acudir a un fisioterapeuta para que, a través de un masaje, te disminuya la tensión muscular y con ello la tensión intracraneal.

Cómo evitar el dolor de cabeza al hacer ejercicio

Si tienes pensado ir al gimnasio y hacer ejercicio físico durante un tiempo prolongado es fundamental que sigas estos consejos para evitar la cefalea tensional. ¡Toma nota!

+ En primer lugar, debes hidratarte correctamente antes de empezar a practicar la actividad física, mientras la realizas y una vez que finalizas el ejercicio.

+ Ingiere bebidas isotónicas que contengan sodio ya que esto evita perder muchos líquidos cuando hacemos deporte.

+ No hagas ejercicio con el estómago vacío, pero tampoco tras una comida copiosa y abundante.

+ Para impedir que la tensión arterial suba, es recomendable no utilizar ropa ajustada o demasiado calurosa ya que acelera el incremento de nuestro calor corporal.

+ No es nada aconsejable practicar deporte o actividad física en contextos calurosos o bajo el sol.

+ Mantén siempre una correcta postura corporal.

+ Algo que puede parecer muy obvio, pero que muchas personas olvidan a menudo es que no debes ejercitarte hasta el agotamiento. Esto no es recomendable ni para tu cabeza ni para tu salud.