Running: 5 cosas a tener en cuenta para empezar a correr

Marta Marciel

Si siempre te ha dado envidia la gente que es capaz de correr decenas de kilómetros, quieres ponerte en forma y te apetece además de perder un par de kilos, tener una rutina deportiva, no lo dudes: lo tuyo es el running. Como cualquier disciplina, es necesario que te conciencies, que no tires la toalla a la primera y que pienses en mejorar. Aquí te dejamos 5 consejos para iniciarte en el hábito de salir a correr

5 cosas que debes hacer antes de ser una auténtica runner 

1 Concienciación. Es necesario que antes de tomar la decisión de querer ponerte en forma, interiorices esta nueva actividad. No vale dejarla a los dos días. Eres consciente de que es algo bueno para tu salud, para tu cuerpo y que puedes integrarlo en tu vida como tantas otras personas. No lo hagas a la ligera, sino cuando estés preparada. No hay prisa, tú puedes. 

2 Compañía. Si no tienes ni idea de cómo empezar un entrenamiento, lo mejor es que lo hagas acompañada. Y para ello debes escoger la mejor persona que pueda guiarte, ayudarte y meterte caña cuando flaquees. De nada sirve esa amiga que está tan verde como tú, o tu pareja, con la que seguro te quejarás más cuando empieces a cansarte. Escoge a quien sepa del asunto, con quien tengas mucha confianza pero a quien no quieras defraudar, y avanzarás mucho más. Admirar a la persona escogida puede darte más seguridad en ti misma y en lo que conseguirás en el futuro mientras corres. 

3 Realismo. Sé honesta contigo misma, en dos días no vas a tener un cuerpo de ángel de Victoria's Secret. Probablemente los resultados tarden en llegar dependiendo de tus objetivos -adelgazar, tener un cuerpo firme o conseguir mantener la costumbre del deporte-, pero es necesario que no te desesperes a la primera de cambio. Si un día aguantas menos o sufres más no te vengas abajo, en eso consiste hacer ejercicio. 

4 Costumbre. En relación a ser consciente y realista, es necesario mantener el hábito de salir a correr, sobre todo al principio. Aunque sepas que vas a estar 'muerta' de dolor con las agujetas al día siguiente, si te marcas un objetivo -de nuevo, asumible, sin creernos de pronto atletas olímpicas-, irás poco a poco acostumbrando a tu cuerpo y a tu mente a hacer ejercicio y a 'sufrir' mientras lo practicas. 

5 Alimentación. De poco sirve salir a correr si luego vas a zamparte una pizza familiar. Aunque es evidente que no hay que renunciar a los caprichos, si tu objetivo es tener un cuerpo firme -y de paso, cuando te piques, querrás correr más rápido-, entonces es conveniente seguir una dieta equilibrada. Comer bien le irá bien a tu cuerpo, y es la mejor combinación para poco a poco convertirte en la runner que quieres ser.