Terapia cognitivo conductual para superar el insomnio

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La terapia cognitivo conductual se ha revelado muy efectiva en los tratamientos de algunos trastornos emocionales como la ansiedad y la depresión. En líneas generales, esta terapia psicológica desmonta ideas preconcebidas y da pautas de nuevos comportamientos más saludables. Se trata de un trabajo intenso, pero eficaz, que puede mejorar nuestra calidad de vida y que también sirve para tratar el insomnio. Descubre la terapia cognitivo conductual para dormir bien.

Terapia cognitivo conductual para el insomnio

Orientada a superar los diferentes trastornos del sueño, la terapia cognitivo conductual tiene varios ámbitos de actuación. Por un lado, destierra prejuicios o ideas preconcebidas respecto al sueño y, por otro lado, reeduca los hábitos de sueño hasta convertirlo en un acto casi automático.

- Reeducar los hábitos de sueño. La terapia cognitivo conductual está destinada a recuperar la capacidad de dormir. Para ello es imprescindible practicar una higiene del sueño adecuada, acompañada de rituales propios exclusivos del momento de dormir.

- Reorganizar el ambiente. Podemos aprender a través de esta psicoterapia cómo superar los enemigos externos del sueño, como los ruidos, la temperatura o la comodidad. Se aconseja prestarle atención al lugar donde dormimos que debemos convertir en un santuario del sueño.

- Automatizar el sueño. Se trata de seguir unas pautas a lo largo del todo el día destinadas a que nuestro organismo encuentre por sí mismo cuál es el momento de desconectar y dormir. Es imprescindible seguir unos horarios regulares para acostarnos y levantarnos, así como evitar las siestas y cualquiera de los enemigos del sueño.

- Eliminar prejuicios. Considerar que dormir es una pérdida de tiempo porque podríamos estar haciendo otras cosas es un error muy común que conviene superar. Dormir revitaliza y regenera y lo cierto es que supone un paso fundamental para conseguir una calidad de vida óptima.

- Organizarse. La terapia cognitivo conductual propone la organización previa del día siguiente como uno de los actos más saludables para reducir preocupaciones y nervios al acostarnos.

- Aceptar el pensamiento. Una de las propuestas más interesantes de la terapia cognitivo conductual es no ignorar las preocupaciones, sino aceptarlas, reconocerlas en voz alta o incluso escribirlas en un papel. Pero este ejercicio hay que hacerlo fuera del dormitorio.

- Meditación. La meditación acompaña esta psicoterapia porque es un medio excelente para abstraernos de todos esos problemas que no podemos resolver, para no dejar que nublen la mente y poder apagarlos a la hora de dormir.

- Relajación. Sin duda, la relajación es el pilar fundamental de cualquier tratamiento contra el insomnio. Aprender a relajarse es fundamental si queremos dormir y tener una buena calidad de sueño.

Puedes leer más artículos similares a Terapia cognitivo conductual para superar el insomnio, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.