No lavarse las manos puede provocar dolor de garganta

Los mejores consejos para cuidar tu voz y no quedarse afónico

Lidia Nieto

lavarse las manos y dolor de garganta

Solemos relacionar el dolor de garganta con el invierno, cuando las gripes y los constipados se suceden continuamente en todo nuestro entorno: en el trabajo, en la familia... Esta dolencia puede provocar picor y sequedad en la zona, dificultad para tragar y el hecho de quedarse sin voz. ¿Sabías que existen otros factores, además del dolor de garganta, que pueden desembocar en una afonía? Hablamos de no lavarse las manos. 

Consejos para cuidar tu voz y no sufrir dolor de garganta

La voz en nuestro medio de comunicación, una poderosa herramienta que utilizamos para relacionarnos con los demás e, incluso, como instrumento de trabajo o como expresión artística. ¿Cómo podemos cuidar nuestra voz y nuestra garganta? Con gestos tan sencillos como lavarse de las manos correctamente después de tocar alimentos, coger el móvil o tras acariciar a nuestra mascota para prevenir infecciones virales y evitar que las bacterias que tengamos en las manos lleguen a nuestra garganta. ¿Qué más medidas podemos tomar? 

1  Modera el volumen y tono de voz 

Hay que tener mucho cuidado con el tono y el volumen que empleamos. No te vamos a impedir acudir a esa fiesta nocturna el próximo sábado en la discoteca de moda de tu ciudad, pero sí te aconsejamos que no mantengas conversaciones largas e intensas que obliguen a tu garganta a hablar por encima del ruido. Eso solo creará más tensión en esta zona. Si ya estás afónico, intenta hablar lo menos posible, aunque sabemos que es difícil. Para esos momentos, cambia las llamadas de teléfono por mensajes de whatsapp. Por último, si tu trabajo requiere que estés dia tras día utilizando tu voz, deberías ayudarte de un micrófono. 

2 La importancia de beber agua para el dolor de garganta

Alíate con el agua e intenta beber todos los días de 8 a 10 vasos. Sin líquidos, tu garganta se reseca. Otro consejo importante relacionado con la ingesta de líquido: evita el alcohol y las bebidas con cafeína porque resecan la mucosa de esta parte del cuerpo. 

3 Cuida tu alimentación, tu garganta te lo agradecerá

dolor de garganta y perder la voz Como ocurre con el estreñimiento, la ansiedad, la diarrea u otras patologías, existen alimentos permitidos y otros totalmente prohibidos y contraindicados. En el primer grupo estarían alimentos ricos en fibra, frutas y vegetales, ricos en vitaminas A, C y E. En la segunda lista, habría que incluir aquellas comidas picantes o muy condimentadas que suelen provocar reflujo.  

4 El peligro de los enjuagues bucales 

Muchas veces, por desconocimiento, usamos enjuagues bucales sin conocer muy bien su composición. Si te duele la garganta o notas que te estás quedando sin voz, evita aquellos que contengan alcohol o químicos irritantes, también los usados para tratar la halitosis (mal aliento). 

5 Cuidado tu entorno

Aquí se pueden revisar muchos aspectos que pueden estar produciéndote dolor de garganta y pérdida de la voz. Por ejemplo, la temperatura de tu casa: evita la exposición al aire acondicionado en verano o poner a temperatura muy alta la calefacción en invierno. Otra medida que puedes adoptar: ventila bien la casa y usa humidificadores si vives en un lugar seco (se recomienda alrededor de un 30 % de humedad). 

6 Tabaco, ¡prohibido!

El tabaco puede provocar desde irritación hasta cambios en la voz a enfermedades graves. En los últimos años, el número de personas que sufre cáncer en las cuerdas vocales debido a esta sustancia ha aumentado considerablemente. ¿No crees que es el momento de abandonar este mal hábito? Si además de quedarte afónico, notas que te ha salido algún bulto o al toser sangras, acude de inmediato al médico. 

Si notas que sientes molestias en la garganta al hablar o al tragar o que la ronquera excede de las tres semanas de duración, sería recomendable acudir al especialista para que te haga una revisión.