¿Tienes fobia a aparcar? Tranquilo, tiene solución

Aparcar en paralelo puede provocarte mucho pánico

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Cómo se trata el miedo a aparcar?

Nos preocupan esas fobias relacionadas con actividades cotidianas y, en algunos casos, necesarias, porque son muy limitantes y provocan numerosos trastornos emocionales. Algunas de ellas están relacionadas con la conducción y en esta ocasión hablamos en nuestro diccionario de fobias del miedo a aparcar, un trastorno que afecta a más personas de las que crees.

Qué es la fobia a aparcar

Algunos lo llaman aparcofobia o paralelofobia, pero la verdad es que médicamente la fobia a aparcar no tiene un nombre asignado. Hace referencia a esas personas que se sienten incapaces de realizar la maniobra de aparcar el coche, sobre todo si se trata de hacerlo en paralelo. La ansiedad que les genera les incapacita para aparcar.

Tener miedo a aparcar está muy relacionado con la falta de autoestima, pero también con priorizar a los demás. Puedes temer la reacción del coche que viene detrás de ti mientras intentas aparcar y, por supuesto, tiene que ver con los estereotipos de género. Sea como sea, que aparcar se convierta en un momento de pánico es algo que hay que tratar.

Síntomas y consecuencias de la fobia a aparcar

Cuando una persona se ve en la situación de aparcar el coche experimenta todos los síntomas de ansiedad, como sudoración excesivas, temblores, taquicardia o dificultad para respirar. En algunos casos se puede llegar al ataque de pánico. Y a todo esto se le suman los pensamientos limitantes del tipo "no voy a poder hacerlo".

El resultado suele ser que esa persona con fobia a aparcar decida ignorar un sitio libre en paralelo y dar otras vueltas buscando un lugar en el que le resulte más sencillo. El estrés al que se somete con este miedo es inmenso. Y en los casos más graves, la fobia a aparcar puede derivar en amaxofobia, que es un miedo general a conducir.

Cómo superar la fobia a aparcar

Causas de la fobia a aparcar

Como todas las fobias, el miedo a aparcar puede producirse por una experiencia traumática. Pero en este caso influyen más aspectos psicológicos como la baja autoestima, la sensación de incapacidad, la escasa valoración que se tiene de uno mismo y la idea de torpeza, sin olvidar la falta de experiencia al volante.

Las personas inseguras de sí mismas son más proclives a sufrir esta fobia a aparcar, ya que temen someterse al juicio de los demás. Un conductor impaciente que está esperando a que termines la maniobra, puede hacer que aparcar se convierta en una experiencia terrorífica.

Tratamiento de la fobia a aparcar

La primera reacción cuando hablamos de cualquier fobia es la conducta de evitación. En este caso, dejar el coche en casa y utilizar el transporte público no parece una mala opción, siempre y cuando se haga por los motivos adecuados y no por miedo. Cualquier fobia, aunque puedas evitar el estímulo sin graves consecuencias, hay que tratarla, ya que puede derivar en otras fobias diferentes.

Además de la terapia cognitivo conductual que sirve para superar fobias y otros trastornos emocionales, la terapia de exposición gradual parece la más indicada en el caso de la fobia a aparcar. Ambas deberían ir acompañadas de la práctica de técnicas de relajación para reducir los efectos de la ansiedad.