Xantofobia o miedo al color amarillo: ¿Temes al color de la 'mala suerte'?

Características y tratamiento de la fobia al color amarillo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Qué es la xantofobia? Causas y síntomas

¿A qué le tienes miedo? El mundo de las fobias a veces nos resulta muy sorprendente, aunque nos llega a parecer casi normal tener miedo a las arañas, a volar, a las serpientes o incluso normalizamos trastornos como la agorafobia. Sin embargo, otras fobias nos cuesta más entenderlas. Es el caso de la xantofobia o el miedo al color amarillo, un trastorno que te explicamos en nuestro diccionario de fobias.

Qué es la xantofobia

La xantofobia es el miedo al color amarillo. Así, tal y como lees, los colores también pueden ser el estímulo de un trastorno fóbico. Puede parecer que esta fobia al amarillo se soluciona fácilmente evitando este color, nada de ropa amarilla, nada de pintura amarilla en casa o nada de comprar en el super envases de color amarillo.

Pero no es tan sencillo. Porque fuera de casa el amarillo es un color que no se puede evitar. No puedes evitar estar en la sala de espera en un local pintado de amarillo, no puedes evitar que te entreguen un folleto amarillo cuando vas caminando por la calle, no puedes evitar los coches amarillos, ni los taxis en algunas ciudades. Y tampoco puedes evitar el sol, que también es amarillo. O las flores de este color cuando te das un paseo por el parque.

Síntomas de la xantofobia

Es ver algo de color amarillo y empezar a sentir que algo va mal, un nerviosismo incontrolable y un miedo irracional. ¿Miedo a qué? El miedo que producen las fobias no tiene por qué ser a algo concreto, sino que es una sensación general, miedo a que algo malo ocurra o te ocurra. A partir de ahí se empiezan a desarrollar todos los síntomas de la ansiedad.

Sí, las fobias y la ansiedad van siempre de la mano. Por eso cuando algo te da miedo te mareas, te cuesta respirar, tienes una sensación de irrealidad, te asustas aún más con la taquicardia o las palpitaciones, se te duermen los brazos y las piernas, parece que tienes un enorme peso en el pecho y puede que llegues a sufrir un ataque de pánico. Y todo eso a consecuencia de un color. Pero todo eso pasará.

Características del miedo al color amarillo

Causas de la xantofobia

La pregunta que todos nos hacemos es cómo un color, en este caso el amarillo, puede llegar a producir un trastorno fóbico. Como todas las fobias, la experiencia traumática se coloca como principal causa. Imagina un niño que recibe la noticia de la muerte de un familiar o de un terrible accidente de boca de una persona que vestía de amarillo, por ejemplo. O que en ese momento estuviera coloreando en amarillo un dibujo. La carga emocional de ese acontecimiento irá ligada para siempre a ese color.

La xantofobia puede verse favorecida por factores culturales, ya que el amarillo se considera el color de la mala suerte y en algunas culturas está relacionado con la muerte. Que se trate de una superstición no le resta influencia, ya que siempre que hablamos de fobias hablamos de un miedo irracional y desmedido.

Tratamiento de la xantofobia

No es recomendable tratar de superar una fobia por cuenta propia. Se trata de un trastorno de importancia y muy limitante que requiere de la ayuda de un profesional de la psicología. Y la terapia más eficaz para las fobias es la terapia cognitivo conductual, un método que trabaja tanto el pensamiento distorsionado que crea el miedo como la reacción o conducta de evitación.

El tratamiento de la xantofobia suele ir acompañado de diferentes técnicas de apoyo, como la exposición gradual, por ejemplo. Esta sirve para que la persona que sufre la fobia vaya enfrentándose al estímulo poco a poco y compruebe que el color amarillo no es tan peligroso como piensa.