El significado de soñar con golosinas: date un capricho y relájate

Recupera la alegría al soñar con las chucherías y dulces

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

En tus sueños puedes encontrar momentos de tensión e inquietud, pero también las mejores ideas para pasar un día inolvidable. Es el caso de soñar con golosinas, un sueño que te invita a darte un capricho y a relajarte, no necesariamente en forma de dulces, sino de algo que te haga sonreír y con lo que puedas recuperar la alegría. ¿Quieres saber más de este sueño tan goloso? Te lo contamos en nuestro diccionario de sueños.

Por qué sueñas con golosinas

¿Hace cuánto que no te compras una bolsa llena de gominolas, caramelos y demás chucherías? Puede que lo hagas cada domingo cuando te planteas una tarde de sofá, mantita y peli o puede no lo hayas hecho desde la infancia. Porque las chucherías nos llevan inevitablemente a recordar la niñez, los juegos con los amigos, las tardes en el parque o los recreos del colegio.

+ Y soñar con la infancia muchas veces tiene un significado que debe ponerte alerta para no quedarte anclada en el pasado y para no pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor. Pero también puede ser evocador de momentos felices y, sobre todo, alegres. La ilusión es la característica principal de este sueño de chucherías. ¿Necesitas recuperar las ganas? Pues vamos a por unas chuches.

+ Las golosinas también forman parte de los dulces, aunque no sean un postre en sí mismas y no se trate de lo más saludable que puedes comer. Precisamente por eso el sueño quiere invitarte a que seas menos rígida o estricta, a que relajes tus normas, porque por una vez no pasa nada. ¿Que tienen demasiado azúcar? Mejor, porque tal vez es lo que necesitas, endulzar tu vida después de haber probado un trago amargo.

+ Y si quieres hablamos de amor. Porque con lo dulces que son las chucherías puede que el sueño te esté indicando que estás en el mejor momento para enamorarte. Como cuando sueñas con chocolate, que todo tu ser se está dirigiendo hacia el placer entendido de una u otra manera. No te resistas y haz caso de tus sueños, compra esa bolsa de golosinas, date el capricho que te mereces y disfruta de la alegría de romper las normas por una vez. Y no, no hace falta que te tomes el sueño al pie de la letra, porque puede que no sean golosinas lo que estás necesitando.