En cuánto tiempo se cura un esguince (consejos para recuperarse antes)

Remedios para aliviar el dolor por una lesión de tobillo

L.D

Corriendo, saltando o por una mal pisada: muchos de nosotros habremos sufrido en algún momento el comúnmente conocido como esguince de tobillo. Es una de las lesiones más conocidas y, si no se cura correctamente, puede acarrear problemas a largo plazo.

Conocido como esguince de tobillo, a lo que realmente nos enfrentamos cuando lo sufrimos es a un desgarro o rotura de uno o varios ligamentos del tobillo. Estos pueden ser tanto de la parte externa como de la parte interna, pero el más frecuente es sin duda el del ligamento lateral externo.

La mayoría de los esguinces de tobillo se curan tras cierto tiempo de inmovilización y reposo, aunque existen diferentes grados dependiendo de su gravedad. Pero ¿en cuánto tiempo se cura un esguince? Te damos algunos consejos para recuperarse antes

Cómo saber si tienes un esguince

Cuando haces un mal movimiento con el pie, sobre todo hacia dentro o hacia fuera, tendrás unos claros síntomas de dolor que podrás interpretar rápidamente. Lo primero que debes hacer es acudir al médico para conocer de qué grado es tu esguince y, sobre todo, qué tienes que hacer para recuperarte cuánto antes. 

Existen numerosos síntomas que te darán pistas de que te has hecho un esguince, y de su gravedad. La primera y la más importante es el dolor articular o muscular que sientes, sobre todo cuando intentas mover el pie. Además, es posible que notes una gran inflamación de la zona dañada y una rigidez en la articulación que te impedirá moverte con normalidad. 

Por otro lado, otro de los síntomas más comunes de los esguinces es que aparezcan pequeños o grandes hematomas en la zona, según sea la lesión. Es normal que se te haya roto algún vaso sanguíneo con el movimiento o golpe que haya provocado la dolencia, pero no hay que preocuparse de más. Su color irá cambiando conforme pasen los días o las horas, hasta que desaparezca por completo. 

También sentirás un gran calor en la zona afectada ya que, al acumularse sangre, se acumula calor. Este calor irá desapareciendo conforme pasen las horas, pero en un primer momento es uno de los síntomas más habituales que podrás sentir al hacerte un esguince. 

¿Cuánto tarda en curarse un esguince?

El tiempo de duración de un esguince varía mucho conforme el tipo de torcedura que tengamos. Por norma general, la dolencia puede extenderse desde dos semanas hasta dos meses. Todo depende de las indicaciones que te de el médico, y del grado en el que esté tu esguince. 

Si nuestro esguince es de grado uno (una torcedura de ligamentos con poca hinchazón) podremos estar recuperados en aproximadamente dos semanas. Si, por el contrario existe una rotura parcial de estos la curación se alargará entre tres y seis semanas. Por último, en los casos más graves donde exista rotura completa de ligamentos podremos alargarnos hasta los dos o tres meses. 

Existen, además, algunas razones por las que un esguince puede tardar en curarse. Por ejemplo, que hayamos tratado un esguince de grado 3 como uno menor. Este tipo de esguince requiere una escayola para inmovilizar totalmente el tobillo, y de no hacerlo el esguince podría complicarse. También puede ocurrir que no estemos siguiendo los consejos dados por el médico, sobre todo cuando manda cierto reposo. 

Por otra parte, tan importante como el proceso de reposo durante el esguince es también el proceso de recuperación. Debemos trabajar para recuperar la funcionalidad de la articulación de forma completa, a través de diferentes ejercicios de rehabilitación.

Consejos para curar un esguince

Estar lesionado por un esguince de tobillo nos hace frenar en seco en nuestra vida diaria, sin posibilidad de realizar tantas actividades como podemos hacer normalmente. Estos son algunos de los consejos que puedes seguir para curarte cuanto antes de tu esguince:

+ Guardar reposo

La primera y más importante –y la que más suele costar en la mayoría de los casos- es guardar reposo, sin forzar ni mover la articulación. Nos cuesta entender que cuanto menos reposo se guarde y más forcemos el pie mayor será el tiempo de recuperación que necesitaremos, además de poder empeorar la lesión. 

+ No apoyar el pie lesionado

Sobre todo durante los primeros días es muy importante no caminar con el pie lesionado. Pero tampoco debes forzarlos a intentar andar o tan siquiera apoyarlo o cargar peso sobre él. Será mejor que descanses el tobillo para que se recupere debidamente. 

+ Pon el pie en alto

Igual que ocurre cuando nos lesionamos cualquier otra extremidad, tenerla elevada nos aliviará la presión y la inflamación. Es muy importante seguir esta indicación, porque si se realiza debidamente no nos molestará tanto. 

+ Comprimir la zona

Lo más seguro tras lesionarte es que hayas acudido al médico y te lo haya vendado. Si no es así el mejor consejo que te podemos dar es que, si la inflamación persiste, vayas al médico para que el vendaje te lo haga él de forma segura. Muchas veces tendemos a vendarnos la zona nosotros mismos sin saber cuánta compresión debemos hacer, haciendo que nuestra lesión empeore. 

+ Aplicar frío

Para aplicar frío, puedes utilizar una bolsa de gel especialmente fabricada para ello o hielos con un trapo. Póntelos durante un cuarto de hora y repite el proceso cada tres horas. Esto hará que baje la inflamación y se calme el dolor. Eso sí, nunca apliques el hielo directamente a la zona.