Cómo saber si eres alérgica a tampones, compresas o copa menstrual

La solución para cada tipo de alergia a productos de higiene íntima

Laura García
Laura García Periodista

Durante muchos años la regla ha sido un tema tabú para muchas mujeres. Y aunque a día de hoy podemos decir que vamos avanzando, aún queda mucho por hacer en este tema. Poco a poco se ha ido dando visibilidad a algo tan natural como es la menstruación y facilitando mucha información sobre lo que nos puede y no suceder cuando nos baja. Ya no nos tenemos que guardar en casa lo que nos sucede, nos hemos dado cuenta de que muchas mujeres pueden vivir la misma situación que estamos viviendo nosotras y no nos tenemos que sentir como si fuéramos bichos raros. 

Una de las patologías en la que se ha trabajado desde hace años es la endometriosis, una enfermedad desconocida hasta ahora que, por suerte, tiene mayor visibilidad que antes. Sin embargo nos sigue quedando mucho camino por trabajar en ámbitos poco reconocidos, por ejemplo, la alergia a productos de higiene personal durante esos días. Más mujeres de las que pensamos sufren ese tipo de reacciones y es difícil, en primer lugar, saber reconocer lo que nos sucede y, en segundo, saber cómo reaccionar y buscar soluciones a este tipo de problemas. 

En Diario Femenino te contamos cómo puedes saber si eres alérgica a tampones, compresas o copa menstrual y, sobre todo, qué puedes hacer para poner un remedio cuanto antes. ¿Lo primero? Acudir a tu médico o ginecólogo para contarle todo lo que te pueda suceder. ¡Vamos a verlo! 

¿Cómo puedo saber si tengo alergia a las compresas?

+ Síntomas de la alergia a las compresas

Las alergias son reacciones del sistema inmunitario de nuestro cuerpo a, por ejemplo, algún tipo de material. Es importante saber detectarlas y hacerse pruebas para comprobar si realmente nuestro cuerpo reacciona a ese material. En el caso de los productos de higiene íntima es muy importante para buscar una solución que nos permita estar cómodas con nosotras mismas (y más aún en los días de período) sin poner en riesgo nuestra salud. 

Hace años las compresas eran la única solución de la que se disponía para pasar la menstruación. Poco a poco, el mercado ha ido evolucionando para ofrecer productos variados y diferentes, así como más tipos de compresas: con alas, sin alas, que absorben el olor, perfumadas... El desarrollo de todo este tipo de productos hizo que los materiales empleados también se multiplicaran y que, por tanto, las posibilidades de alergia a ciertos productos incluidos, también.

Es posible que puedas desarrollar ciertas alergias a las compresas, a los plásticos con los que se fabrican o incluso los desodorizantes que contienen para mantener el olor alejado. Para reconocer si tienes alergia a este tipo de producto debes observar, en primer lugar, si solo te sucede en los días en los que tienes la regla. Es decir, si en cuanto empiezas a usar este producto descubres que tienes picores y te escuece mucho la zona vaginal pero al dejar de usarlos, esos picores desaparecen. 

+ ¿Qué solución existe a la alergia a las compresas? 

Si tienes los síntomas citados, la primero que debes hacer es comentarlo con tu médico para que te haga pruebas de alergia. Por otra parte, puedes ir probando si solo te sucede con una marca o tipo de compresas específica, y probar si te sirven las compresas de tela, por ejemplo. 

Si no hay manera de ponerte una compresa porque todas te producen alergia, puedes probar a ponerte tampones o la copa menstrual, dos opciones muy válidas para la higiene íntima durante la menstruación. Lo importante es que no pongas pegas porque existen miles de soluciones, y ten presente que es mejor probar antes de quejarse de todo. 

¿Cómo saber si tengo alergia a los tampones?

+ Síntomas de la alergia a los tampones

En el caso de la alergia a los tampones sentirás una sensación de picor o quemazón al poco tiempo de introducirte el tampón, justo por donde te ha rozado su algodón. En este sentido, es importante que te fijes en si la quemazón coincide con los días de regla y con los días en los que te pones tampones. ¡Cuidado! Si crees que puedes tener una alergia a los tampones es importante que observes cómo reacciona tu cuerpo y que no aguantes muchas horas con él puesto (por supuesto tampoco duermas con él). 

Puede suceder que durante años no se tenga ningún tipo de reacción a estos productos y, de repente, comience a aparecer una cierta reacción a ellos. En muchas ocasiones viene dada por el abuso y mal uso de los productos (llevarlos más horas de las recomendadas o no hacer descansos entre ellos). Por eso es importante que los usemos de forma racional y siempre siguiendo las instrucciones de recomendación de los mismos. 

+ ¿Qué solución existe a la alergia a los tampones?

Es muy probable que si tienes alergia a los tampones, la tengas también a las compresas puesto que los componentes que contienen son muy parecidos. Así que nuestra recomendación es que pruebes la copa menstrual que tan de moda se ha puesto en los últimos tiempos. 

Debes tener en cuenta que si te lanzas a probarla necesitarás un poco de paciencia. Los primeros días puede costar un poco colocarla y sacarla bien pero es cuestión de tiempo que le cojas el truco. Si tuvieras alergia a compresas y tampones esta sería la opción más saludable puesto que la composición de la copa menstrual es de silicona médica 100% hipoalergénica

Lo que debes tener en cuenta para comprar la copa menstrual y empezar a usarla es la cantidad de flujo vaginal que tienes, si has tenido partos vaginales o el estilo de vida que llevas, pues eso hará que elijas el modelo que más se adapte a ti. 

¿Cómo saber si tengo alergia a la copa menstrual?

+ ¿Tengo alergia a la copa menstrual?

Podemos encontrarnos diferentes copas menstruales fabricadas con diferentes materiales. En la mayoría de los casos y precisamente para prevenir las alergias, prácticamente la totalidad de ellas se fabrican, a día de hoy, silicona médica nos salvaguarda de otro tipo de alergias que sí pueden surgir con otros materiales. 

Es complicado desarrollar una alergia de este tipo y en muchos casos lo que nos encontramos es una reacción a otro material que haya estado contacto con la copa, es decir, geles, lubricantes, jabones, etc. Para conocer si eres alérgica antes de ponerte una copa existe una recomendación general que es la de, en primer lugar, sujetártela a la piel durante varias horas para saber si en contacto con esta, tu piel reacciona. Habiendo superado esa fase, la segunda recomendación es colocártela solo durante algunas horas. Es una forma de ir acostumbrándote a ella, a ponértela y quitártela y a la vez comprobar en períodos cortos de tiempo si existe algún problema. Siempre prestando atención a tu cuerpo y a cómo responde. 

+ ¿Qué solución existe si tengo alergia a la copa menstrual?

Es extraño que una copa menstrual fabricada con silicona hipoalergénica de reacción pero llegado y demostrado el caso, podrías recurrir a compresas de tela para pasar el período, tal y como te contábamos en el primer apartado. 

Lo más importante si crees que te puedes encontrar en una situación de alergia a los productos de higiene íntima es que observes lo que te sucede y consultes a tu médico o ginecólogo. Ellos van a conocer tu historial y te contarán cómo proceder en cada caso.

Puedes leer más artículos similares a Cómo saber si eres alérgica a tampones, compresas o copa menstrual, en la categoría de Ginecología en Diario Femenino.