4 consejos esenciales para acabar con el insomnio por baja autoestima

Pon remedio a la falta de sueño por la falta de confianza en ti misma

Laura Dapena

Cuando el insomnio por baja autoestima es excesivo

La baja autoestima puede tener muchas consecuencias en nuestra vida diaria. Una de ellas es el insomnio. No poder conciliar el sueño por las noches por culpa de la poca valoración que nos tenemos a nosotros mismos. ¿Te sucede esto? Sigue leyendo y descubre cómo acabar con el insomnio por baja autoestima con 4 consejos esenciales.  

Tengo insomnio por baja autoestima, ¿cómo lo soluciono?

Una de las consecuencias de la baja autoestima suele ser la pérdida del sueño. El insomnio nos produce cansancio, mal humor, irritabilidad, dificultad de concentración y somnolencia.

Cuando te tumbas en la cama empiezas a dar vueltas es imposible parar ese círculo vicioso. Sin embargo, podemos pararlo. Echa un vistazo a esta lista de cosas que puedes hacer para acabar con él.

Acaba con el insomnio que provoca tu baja autoestima

1 Encuentra una postura cómoda en la que puedas aguantar sin moverte. Es mejor si las manos están estiradas y sin entrelazar. 

2 Enumera cuatro pensamientos negativos que te atormenten (es importante que sean concretos y no generales) y dales la vuelta para que sean positivos y búscales un primer paso para darles salida. ¡Mira este ejemplo!: “Soy un fracaso porque no soy capaz de hacer… esto”-> ¿seguro que no puedes hacerlo? ¿Lo has intentado?-> Pensamiento positivo: “Todo el mundo es capaz si se lo propone. Yo también soy capaz de enfrentarme a ello”->Reacciona: “Tengo que ponerme las pilas y voy a dedicarle este tiempo para aprender”

Te parecerá una tontería pero cambiar tus pensamientos negativos a positivos harán que poco a poco tu mente vaya haciéndolo automáticamente cuando se enfrente a uno. Buscar una salida al pensamiento negativo es saber afrontarlo de manera que sume a tu vida y no reste. 

3 Sin dejar de estar relajada, busca 3 logros que hayas conseguido en tu vida y de los que te sientas orgullosa. Baches que hayas superado o afrontado: un curso, una carrera, un hobbie que aprendiste, tener un hijo, una pérdida, un error del que supiste salir… Recuerda cómo conseguiste cada uno de ellos.

4 Recuérdate que tú no eres rara, ni diferente (en el mal sentido), cada persona es única y eso es lo que nos hace especiales. Si no tienes esto, tendrás lo otro. Valorarte a ti misma proyectará una luz que hará que los demás lo hagan también. Dedícate un momento a admirar cómo eres de forma positiva sin compararte con nadie más.

Estos 4 pasos te ayudarán a relajarte y dormirte con una visión más positiva que negativa. Sin embargo, es importante saber la causa que está produciendo esa baja autoestima y, para ello, hay que remontarse a los hechos que has vivido. Aunque superes el insomnio, plantéate acudir a un profesional para que te ayude a atacar ese problema de raíz y cuentes con una autoestima fuerte.

¿Tengo problemas de autoestima?

Así puedes acabar con tu insomnio

Lo primero que debes descubrir sobre ti misma es si te infravaloras y cuentas con una autoestima baja. Esta se forja a través de todas las experiencias que vivimos, positivas y negativas y tendrá un papel relevante a la hora de valorarnos a nosotros mismo, tener expectativas, proyectos, ilusiones y tomar decisiones.

Como ves su papel es muy relevante y por ello debemos darle el lugar que se merece. Debemos mantenerla y cuidarla como se merece.

Las causas de sufrir una baja autoestima pueden darse a lo largo de nuestra vida, tanto por características personales como por experiencias alrededor. Los abusos físicos, verbales, sexuales, acosos o marginaciones vienen siendo una causa importante. También en una vida más adulta, el enfrentarse al desempleo de forma continuada o trabajar de algo que no nos alimenta psicológicamente, personalmente y/o profesionalmente.

La mayoría de esas experiencias y otras que nos van sucediendo en la vida no las elegimos pero es muy importante la interpretación que hacemos de ellas. Son momentos muy difíciles y, por ello, si no prestamos atención, pueden acabar haciendo mella en nosotros y crearnos visiones negativas de nuestra propia personalidad. La consecuencia es atacarnos a nosotras mismas (“no valgo”, “no sirvo” “soy un fracaso”) con frases y creencias falsas.

Si eres de esas personas que se ha repetido más de una vez esa frase, te da pánico que te comparen, no sabes cuáles son tus puntos fuertes y te sientes inferior a los demás con frecuencia es posible que tu autoestima no esté muy alta. Y eso, al final, acabe repercutiendo en tu vida personal, profesional y familiar.

Recuerda siempre que quererte a una misma, con virtudes y defectos, es tan difícil como importante. Respetarse es el primer paso, valorarse el segundo, proyectarlo a los demás el último.