Hacerse una citología estando con la regla, ¿se puede o no?

Las recomendaciones de los médicos sobre las citologías

L.D

Cuando llega el momento de realizarse una citología asaltan las dudas, y muchas mujeres cancelan la cita porque justo les va a pillar durante la menstruación. Pero ¿realmente debe cancelarse o es más por el pudor que nos puede dar enfrentarnos a esa cita durante el período? En ocasiones cancelar una cita médica así puede conllevar no volver a tener una hasta dentro de un tiempo. Por eso, es momento de plantearse si, llegado el momento, podría hacerse o no una citología estando con la regla

Citología con la regla, ¿sí o no?

Lo cierto es que se puede hacer sin problema durante nuestra menstruación. Es decir, entre no hacernos una citología y hacérnosla con la regla, debes elegir la segunda: hacértela. Igual que como puede ocurrir cuando acudimos a hacer el láser, muchas veces nos sentimos nosotras más incómodas que los propios profesionales que están acostumbrados a ver de todo. Pero, como en todo, existen algunas pegas. En este caso es que la sangre, en el caso de ser muy abundante, puede dificultar la interpretación de algunos resultados.

Por tanto, nos encontramos con dos opciones a las que enfrentarnos. Por una parte, si acudimos a una revisión rutinaria y nos es posible cuadrar una nueva fecha o esperar a pasar el período, siempre estaremos en mejores condiciones para hacerla y para que los resultados sean más fieles. Por otro, si nos enfrentamos a una cita urgente porque hemos sentido algunos síntomas o creemos que podemos tener una infección, lo mejor es realizarla y no posponerla. 

¿En qué consiste una citología?

Tanto si nunca te has hecho una citología como si te la haces cada año, es posible que cuanto más se acerque la fecha más miedo te de acudir a la cita. Se trata de una prueba para examinar las células del cuello del útero. Estas se consiguen raspando suavemente esa parte con una pequeña espátula.

El objetivo de esta prueba es detectar a tiempo posibles Enfermedades de Transmisión Sexual –como el Virus del Papiloma Humano- así como infecciones o cáncer de útero y que se suelen manifestar presentando cambios en las células del útero. Por ello, estas se toman como muestra para analizar.

Para realizarla, el médico nos pedirá recostarnos en la camilla ginecológica y, si es la primera vez que vas a realizártela, te explicará lo que va a hacer para que estés más tranquila. En cualquiera de los casos debes intentar estar lo más relajada posible, sin tensiones.

Si estás nerviosa habrá más posibilidades de que notes el raspado. Introducirá un espéculo que le permitirá acceder de forma más fácil a la vagina y el cuello uterino y, a continuación, con un cepillo y una espátula podrá obtener las células que necesita. Este proceso completo puede tardar un minuto o dos pero suele ser muy corto.

Con respecto a si duele o no, depende de cada tipo de mujer y cómo nos encontremos en ese momento , aunque nunca podremos describirlo como un dolor sino un rascado que puede molestarnos. Si bien es cierto que la mayoría de las mujeres afirman no sentir prácticamente nada cuando se la hacen.

¿Cada cuánto debo hacerme una citología?

Es importante saber que una citología debe realizarse cuando se han iniciado las relaciones sexuales, no antes. A partir de ese momento, la primera puede realizarse a los 3 años de haberse iniciado las relaciones aunque también hay quien recomienda hacérsela entre los 23 y 25 años.

Posteriormente, se recomienda repetírsela cada año si somos sexualmente activas. Además debes escuchar las recomendaciones del médico porque, dependiendo de los resultados, puede recomendar distanciar la prueba hasta dos años o hacérsela cada menos tiempo.