Cartas de cumpleaños para un padre: bonitos textos de amor de una hija

Una felicitación muy especial para el hombre de tu vida

Laura García
Laura García Periodista

Nadie sabe el papelón que es ser padre hasta que está en sus carnes o por lo menos se hace adulto y empieza a ver alrededor ciertas cosas que, como niño, no veía. Si algo podemos tener claro es que para ninguno es fácil asumir ese papel, a pesar de que se puedan tener unas ganas enormes de serlo. Convertirse en padre significa pasarse muchas noches sin dormir, intentar establecer límites, discutir contigo mismo y con tu pareja dónde debéis ceder y dónde no, echar pulsitos, querer sin fronteras y renunciar a algunas cosas por ganar otras. Y todo de forma gratuita, aunque estamos de acuerdo en que llega un momento en el que recibes más de lo que das y todo compensa.

Cuando crecemos solemos darnos cuenta de todo este tipo de cosas que nadie nos cuenta y empezamos a valorarlas y a agradecerlas de verdad. Empezamos también a tener detalles con esos padres que lo han dado todo por nosotros. Por eso, reconocer la labor que tu papá ha hecho a lo largo de tu vida a través de un bonito texto de su hija es un regalo personalizado e inolvidable que, sin duda, le encantará, sobre todo cuando se trata de su cumpleaños. 

Piensa en todo lo que habéis vivido, lo que habéis compartido juntos y lo que ha hecho por ti. Después, lee todas estas cartas de cumpleaños para un padre y adapta las palabras con las anécdotas personales, déjate inspirar por los párrafos que te dejamos a continuación, ¡y tendrás tu carta más especial! ¿Con cuál de ellas vas a quedarte?

Carta de cumpleaños a papá: por ser padre y madre a la vez

Querido papá,

Desde hace bastante tiempo nuestra familia está marcada de una forma diferente a la del resto. Es verdad que con los años he aprendido que todas las familias tienen "sus marquitas" y cada uno aprende a sobrellevarlas y vivir con ellas como puede. Así lo hemos hecho nosotros también.

En un día tan especial como es tu cumpleaños no quería dejar de agradecerte todo lo que durante tantísimo tiempo has hecho por nosotros. Solo. Sin ayuda de nadie. Haciendo frente a todo lo que podía venir. No hay nada que hayas hecho sin más. Todas tu acciones y decisiones han sido meditadas y siendo consciente de que a pesar de que eran difíciles, eran lo mejor para mí.

Tenemos la falsa creencia de que los padres sois fuertes por naturaleza y está mal tener esa idea sobre vosotros. Porque también sufrís, también tenéis debilidades, también flaqueáis… Yo te he visto hacerlo en algunas ocasiones y eso me ha demostrado lo enorme padre que eres. No existen palabras para agradecerte el papel de madre y padre que has hecho a la vez conmigo. ¡Eres un luchador incansable! Con entereza has hecho frente a todo lo que nos ha ido viniendo, sin rendirte y eso es digno de admiración. No me quedarán años en esta vida para admirarte tanto como debo.

Todo el camino que hemos recorrido juntos ha estado lleno de piedras y obstáculos pero ¿qué sucedía cuando, de repente, se allanaba? No nos relajábamos, simplemente disfrutábamos de lo que venía, sabiendo que en un futuro podían volver las dificultades. De ahí me llega la forma que tengo de disfrutar de los pequeños detalles y de afrontar las grandes adversidades.

Ser padre y madre a la vez no debe ser fácil. Supongo que con una hija como yo habrás pensado mil veces qué hacer o cómo reaccionar. Por eso te admiro y te doy las gracias, papá. Te deseo un muy feliz cumpleaños y que todos los años que te queden por cumplir (que serán muchísimos) te traigan grandes momentos para disfrutar con los que más te queremos.

Firmado, tu hija.

Carta de cumpleaños a papá: ¡gracias por todo!

Querido papi,

No puedo recordarlo pero estoy segura de que desde el momento en el que me cogiste en brazos, nada más nacer, ya sonreías. Últimamente he estado pensando en tu sonrisa, porque recuerdo pocos momentos en los que no haya estado presente y me doy cuenta de lo afortunada que soy en ese sentido: estoy rodeada de personas felices, que sonríen.

Obviamente nuestro camino no ha sido fácil. No significa que no hayamos pasado por momentos complicados como familia o incluso entre nosotros pero, al final, todo se supera, todo puede ir hacia delante. Eso me hace sentirme muy orgullosa del tipo de educación que he recibido gracias a mamá y a ti.

Hemos celebrado ya unos cuantos cumpleaños juntos y cuando llega este día siempre tengo el mismo sentimiento: quiero que sea especial. Quiero que lo recuerdes como un día entrañable y bonito. Papá, este año he decidido escribirte unas palabras porque sabes que normalmente no soy mucho de expresar las cosas pero sí quería dejarlo en forma de carta, al menos una vez. La vida pasa y te das cuenta de que si no disfrutas los momentos, si no dices lo que sientes o si no exprimes al máximo ciertas celebraciones y reuniones familiares, el tiempo pasará y solo podrás arrepentirte de ello.

Cuando me pongo a pensar todo lo que hemos vivido no tengo palabras suficientes para agradecerte todo el sacrificio de más que has hecho siempre: el mirar los números para que pudiésemos disfrutar de días de vacaciones, el madrugar un sábado para sentarte a jugar conmigo, el salir un día de lluvia porque a mí se me había antojado algo, montarme un juguete hasta altas horas de la mañana o esperar despierto para ir a buscarme a la discoteca de turno cuando empezaba a salir. No es hasta que pasan los años cuando te das cuenta de que todo esto conlleva sacrificios y que es muy de agradecer el tiempo invertido en mí. En tu hija. Así que tu hija no puede más que regalarte un enorme y sincero ¡GRACIAS!

Según pasan los años tengo la firme convicción de que todas las peleas que hemos podido tener han sido porque, en el fondo, somos muy iguales. Tú me enseñaste a rebatir con argumentos y, la verdad, entiendo que te enfade discutir conmigo si lo hago igual que tú. También sé que todas esas discusiones conllevan el aprender a respetarnos mutuamente, a entendernos, a empatizar con el otro y a ceder la posición un poquito si es necesario, pues nuestra relación es un poco más adulta que hace unos años y espero que también eso seas capaz de verlo.

Gracias por darme el ejemplo de lo que es formar una familia increíble con mamá. No es una familia perfecta, tampoco quiero eso, pero sí muy humana. De hecho, es algo que buscaré en la mía el día de mañana: ser muy humanos. Solo espero que aún nos queden muchos viajes, anécdotas, celebraciones y momentos para vivir y disfrutar en familia. Y a ti, ¿qué más te puedo decir? Que verte cumplir años es una alegría, que siempre nos quedará celebrarlo con un cumple tradicional ¡o todo lo contrario! Y que espero que la vida te devuelva por lo menos lo mismo que tú nos has dado a nosotros. Te quiero y te admiro, papá.

Gracias por tanto, tu hija.

¿Qué te han parecido estas cartas de cumpleaños para un padre? ¡Son de lo más especial! 

Puedes leer más artículos similares a Cartas de cumpleaños para un padre: bonitos textos de amor de una hija, en la categoría de Cartas de amor en Diario Femenino.