Cómo afrontar la Navidad tras una ruptura de pareja (sin sufrir mucho)

Cómo sobrevivir a unas Navidades tristes tras dejar una relación

Dafne Cataluña
Dafne Cataluña Psicóloga y fundadora de IEPP

La Navidad parece estar rodeada de amor, magia y sentimientos positivos, pero no siempre es así. Hay personas que atraviesan un mal momento en estas fechas como puede ser, por ejemplo, el duelo por la muerte de un ser querido o una ruptura de pareja.

¿Qué hacer en estos casos en los que la Navidad no se presenta de una manera feliz? ¿Tiene sentido celebrar estas fechas? ¿Se puede disfrutar de ellas realmente? Hemos hablado con Dafne Cataluña, psicóloga y fundadora del Instituto Europeo de Psicología Positiva, sobre la Navidad tras una ruptura sentimental y sobre otros conflictos de pareja propios en esta época. No te pierdas estos consejos para afrontar tu situación y no sufrir mucho.

Cómo enfrentarse a una Navidad después de una ruptura de pareja

El afrontamiento de una ruptura de pareja dependerá de cada caso en concreto. Hay muchos factores que influyen en la asimilación y en la aceptación de la situación: el tipo de relación que haya sido, cuántos años se ha estado con esa persona, el nivel de intimidad que se ha tenido, si hay familia en común o no la hay…

En cualquier caso, como acertadamente afirma Dafne Cataluña: “Nuestra vida se compone de varias patas: pareja, trabajo, familia y auto cuidado. Si una de ellas flojea o se rompe, tenemos otras patas en las que nos podemos sostener y apoyar”. Si durante todo este tiempo has descuidado un poco más el resto de patas de tu vida por atender más a la de tu pareja, es el momento de volver a prestarles atención y la Navidad es una época perfecta para ello.

Cómo gestionar los conflictos de pareja propios de la Navidad

“No hay fórmulas mágicas para evitar conflictos de pareja en Navidad, pero lo más importante a tener en cuenta es la comunicación”, aconseja la psicóloga. Una buena comunicación con tu pareja evitará discusiones entre vosotros por terceras personas.

El terapeuta estadounidense Gary Chapman propone los 5 lenguajes del amor para evitar y solucionar conflictos de pareja, sea en Navidad o en cualquier otra época del año:

1 Utilizar un lenguaje amable: aunque haya algo que nos moleste o nos hastíe siempre debemos utilizar palabras reconfortantes y cálidas con nuestra pareja ya que, en muchos de los conflictos navideños, él o ella no es el directo responsable de la situación, sino que son terceras personas las que están generando el malestar.

2 Los actos de servicio: es decir, hacer concesiones por nuestra pareja, ser generosos con ella sin pretender obtener nada a cambio. A lo mejor para nuestro novio es muy importante que nos llevemos bien con su familia, entonces… ¿Por qué no intentarlo?

3 Las sorpresas, los regalos, los detalles…

4 Compartir tiempo de calidad (y también en cantidad).

5 Utilizar el contacto físico: abrazarse, besarse, acariciarse…

La ansiedad de ir a las reuniones familiares navideñas sin pareja

“La soledad no elegida puede afectar mucho a las personas: tienen mayores sensaciones de discriminación, peor salud física y mental, duermen menos horas y, en definitiva, son menos felices”, dice la psicóloga Dafne Cataluña.

En estos casos, tal y como relata Dafne Cataluña, se pueden tener en cuenta dos aspectos:

+ ¿Qué NO hacer? En estas circunstancias NO se recomienda acudir a las redes sociales como un sustituto de la realidad.

+ ¿Qué SÍ hacer? Se deben eliminar las falsas creencias que nos dificultan el hecho de conocer gente nueva como, por ejemplo, “no le intereso a nadie”, “nadie me va a querer”… Hay que conectar con nuestras fortalezas para presentarnos desde aquello en lo que somos valiosos.

¿Y tú? ¿Has vivido una ruptura de pareja recientemente? ¿Cómo afrontas esta Navidad? ¿Te han sido de utilidad estas pautas de la psicóloga Dafne Cataluña? ¡Déjanos tus comentarios! ¡Te leemos!

Puedes leer más artículos similares a Cómo afrontar la Navidad tras una ruptura de pareja (sin sufrir mucho), en la categoría de Pareja en Diario Femenino.