Qué pasa cuando dejas a una mujer con ganas de más

Los hombres no son los únicos que se quedan con las ganas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando dejas a una mujer con las ganas

¿Qué pasa cuando un hombre se queda con las ganas? Que te llama de todo menos bonita, que se indigna porque sus deseos no han sido satisfechos y porque su vida sexual va a quedar reducida a cenizas por tu culpita. Es un drama. Pero ante semejantes lamentos, las mujeres tenemos algo que decir: ¿y qué pasa cuando dejas a una mujer con las ganas?, ¿o eso es algo que solo le ocurre a los hombres?

Situaciones en las que una mujer se queda con las ganas

La vida sexual está sujeta a ciertos estereotipos de género que lo único que consiguen es que no podamos disfrutar como nos merecemos de ese regalo de la naturaleza que es el deseo sexual. No solo los hombres se quedan con el calentón, las mujeres también nos quedamos a medias en muchas situaciones:

+ En esa primera cita en la que el chico se despide en tu puerta dándote un beso y diciéndote que es mejor esperar cuando le propones pasar a tomarse la última copa. Cuando te encuentras con un presunto caballero victoriano, te quedas con las ganas.

Los fallos de los hombres en la cama

+ Cuando te has calentado la mente imaginando un encuentro sexual de altos vuelos y tu compañero de cama no entiende el término 'preliminares', se salta los momentos más excitantes y pasa directamente a la penetración. Y tú te quedas con las ganas.

+ Cuando en un revolcón que promete ser histórico se transforma de repente en un visto y no visto. Lo llaman en voz bajita eyaculación precoz, aunque ellos se escudan en el imperioso deseo que les provoca la situación. Ahí tus ganas se evaporan.

+ Cuando tu compañero de cama se cree el dios del sexo pero no pasa de aficionado y solo se preocupa de su propio placer. Cuando la relación es completa, pero no hay sintonía entre los cuerpos, ahí también te quedas con las ganas.

+ Cuando tú le haces un francés, pero él no tiene intención de hacerte sexo oral.

+ Cuando estás a punto de llegar al orgasmo, pero él llega primero y se acaba la función. ¡Pero sigue!

Lo que ocurre cuando una mujer se queda con las ganas

Errores en la vida sexual

Estas y otras situaciones de cama son las causantes de que muchas veces las mujeres se queden con las ganas. La reacción posterior diferencia el comportamiento masculino del femenino. Mientras que en los hombres la principal reacción es de enfado, en las mujeres es de resignación. Así que vamos a dejar las cosas claras.

Que un hombre o una mujer se queden con gansd de más indica que la relación sexual no ha sido satisfactoria, al menos para uno de los dos. Esto es una faena, pero no es un drama. Y tiene solución. O bien hablas con tu compañero de cama, si no se ha quedado dormido, y le dices claramente que tienes ganas de más o bien te procuras el orgasmo tú solita y te olvidas de ese hombre que no tiene intención de despertar jamás.

Y tú, ¿qué haces cuando te quedas con ganas de más?