Por qué no hay que hacer dietas milagro

Consecuencias peligrosas de seguir este tipo de alimentación

Almudena Rubio
Almudena Rubio Periodista

Por qué es peligroso seguir una dieta milagro

Seguir una alimentación sana y totalmente equilibrada es clave para mantener un buen estado de salud. A la hora de perder peso de una forma eficaz y segura, lo más recomendable es seguir un tipo de dieta específico que esté libre de alimentos dañinos para el organismo.

Pero hay que tener especial cuidado con las llamadas dietas milagro. Se trata de un tipo de dietas que prometen lo que quizá puedan cumplir, pero es demasiado dañino para nuestro organismo. La pérdida de kilos de una forma rápida, sencilla y eficaz puede traer consecuencias bastante negativas, y por ello hay que aprender muy bien las razones del por qué no hay que hacer dietas milagro. ¡Te lo contamos! Aunque, eso sí, recuerda que lo más importante de todo es acudir a un nutricionista o un endocrino si lo que deseas es perder peso. Ellos serán quienes mejor te aconsejen en todos los casos. 

¿Qué es una dieta milagro?

Lo primero que debes saber de las dietas milagro es que no enseñan a quienes las siguen a alimentarse correctamente. Es decir, puede que se cumpla lo prometido (pérdida de kilos a corto plazo) pero, a la larga, la persona que vuelva a su vida normal tras la dieta tiene altas probabilidades de recuperar todo su peso.

De ahí la importancia de saber qué es una dieta milagro para evitar caer en ella. Y lo principal de estas dietas es que prometen unos resultados mágicos o milagrosos, como su propio nombre indica. Prohíben el consumo de ciertos alimentos o incluso de grupos de ellos, y suelen aconsejar algunos productos dietéticos con ciertos beneficios a la hora de adelgazar rápidamente.

Además, puedes identificar una dieta milagro por la apelación que realizan a los sentimientos más profundos y personales. Para ello se ayudan de testimonios, de fotografías o de historias que aportan realismo a la dieta. Es habitual que en este marketing incluyan la imagen de un rostro conocido por la sociedad que le aporte ese mayor grado de veracidad.

Todo lo que debes saber sobre las dietas milagro

Ejemplos de las llamadas dietas milagro

Aunque existen miles de dietas milagro (y cada poco tiempo sale a la luz una nueva) podemos señalar algunas de ellas para poner algún ejemplo de lo que son y de los riesgos que conlleva seguirlas. En ninguno de los siguientes casos existen pruebas científicas que las fundamenten o que las respalden, y de ahí los riesgos y peligros que puedan existir para la salud.

Uno de los ejemplos más conocidos es la dieta Dunkan, un método con diferentes fases en las que las personas que lo siguen ingieren más proteínas que carbohidratos. Otra dieta milagro, y a su vez una de las más peligrosas, es la de la sonda. Esta dieta consiste en ingresar al paciente en un hospital y alimentarle a través de una sonda para, después, ir introduciendo alimentos sólidos poco a poco.

La dieta del grupo sanguíneo promete que cada uno de los grupos sanguíneos que existen tiene que llevar una dieta específica y prescindir de ciertos alimentos cuando, realmente, este hecho no tiene nada que ver. Otra conocida es la dieta de la alcachofa, seguida durante un período de al menos 3 días. Promete una pérdida de peso, pero realmente se pierden líquidos que suelen ser recuperados con mucha facilidad.

Consecuencias peligrosas de las dietas milagro

El seguir este tipo de dietas milagrosas pero perjudiciales para la salud tiene una serie de consecuencias bastante negativas para las personas que las prueban. Vamos a verlas con detenimiento:

Las graves consecuencias de seguir una dieta milagro

+ El efecto rebote

Uno de los peligros más conocidos de las dietas milagro es el llamado efecto rebote. Se produce cuando una persona ha conseguido perder unos cuantos kilos, pero con el paso del tiempo los vuelve a recuperar o incluso puede que su peso aumente un poquito más de lo que estaba antes de seguir la dieta. Así que, en definitiva, vuelve al punto en el que estaba. 

+ Proliferación de enfermedades

El seguimiento de una dieta milagro puede provocar una pérdida drástica de minerales, vitaminas y nutrientes muy necesarios para el organismo. Este déficit puede originar grandes problemas gastrointestinales, osteoporosis e incluso problemas en la coagulación sanguínea.

Por si esto fuera poco, también pueden aparecer alteraciones en el gusto y en el apetito de las personas que siguen estas dietas, por lo que ingerirán todavía menos alimentos de los que necesitan. Y, en los casos más graves, pueden aparecer enfermedades cardiovasculares o diabetes.

+ Cetosis

La cetosis es una enfermedad que puede producirse por seguir una de las dietas milagro que prohíben ingerir hidratos de carbono. ¿La razón? El organismo dejará de utilizar la glucosa para producir energía, y usará la grasa en su lugar. De esta manera se perderá una gran cantidad de peso, pero tendrá consecuencias muy negativas.

Esta enfermedad, que suele darse en personas diabéticas, produce unas sustancias tóxicas llamadas cetonas que conlleva numerosos efectos secundarios si se tiene un alto contenido de ellas. Desde mareos y dolores de cabeza hasta mal aliento, náuseas, pérdida de calcio, sudor fuerte, orina con olor fuerte o ciertas arritmias.

+ Amenorrea o pérdida de menstruación

Generalmente las dietas milagro van dirigidas a las mujeres, pues la sociedad indica que son las que más se preocupan por su aspecto físico. Y como están dirigidas a las mujeres, son ellas las que más pueden sufrir los efectos secundarios de este tipo de alimentación con una pérdida de la menstruación.

La amenorrea se produce por el hecho de que estas dietas son bastante prohibitivas con las calorías, y hacen un recorte exhaustivo de ciertas vitaminas o minerales. La pérdida de ciertos nutrientes conlleva a la retirada de la regla y, con ella, al mal funcionamiento hormonal del organismo. Esto puede alterar la fertilidad y el déficit de calcio de las mujeres.  

Los efectos negativos de una dieta milagro

+ Efectos psicológicos negativos

El hecho de tener hambre suele provocar irritabilidad e incluso cambios de humor. Pero, además de eso, las dietas milagro suelen provocar unos problemas todavía más graves, como son la anorexia o la bulimia.

No estar a gusto con el cuerpo que se tiene deriva en hacer una dieta milagro, y esta a su vez puede llevar (en los casos más graves) a sufrir un trastorno de la alimentación bastante severo. Las enfermedades como la anorexia o la bulimia suelen empezar en personas que siguen este tipo de dietas.

Por otro lado, como hemos dicho, este tipo de dietas tienen ciertas restricciones o prohibiciones en grupos de alimentos concretos. El ser demasiado estricto en seguir esta alimentación puede provocar obsesiones e incluso problemas de ansiedad por la mala relación con la comida.

 

¿Quieres saber más sobre los mitos de las dietas o de las dietas milagro? Marina Díaz-Naranjo y Axel Ceinos Moraza, nutricionistas y dietistas, nos contaron todo lo necesario en nuestro I Encuentro #EntreNosotras. Dale al play y aprenderás cuáles son los peligros de llevar una dieta milagro como las que te hemos explicado en las líneas de arriba.