Conoce los beneficios de las algas

Propiedades de comer algas

Paola Andrea Coser

Conoce los beneficios de las algas

Las algas marinas constituyen un alimento sano y rico en vitaminas y minerales, por eso son una buena opción para incluir en nuestra dieta. Las algas revitalizan nuestro organismo por su aporte en nutrientes básicos, porque no solo nos ayudan a mantener una buena salud, sino que son muy apetitosas y se pueden consumir en diferentes preparaciones, tanto en comidas como en bebidas. Conoce los beneficios de las algas y empieza a incluirlas en tus menús diarios. 

Los beneficios de las algas

+ Proteínas de fácil digestión: este tipo de nutriente puede variar según el tipo de especie de las algas, según la estación del año y el lugar de crecimiento. Las proteínas contienen una gran cantidad de aminoácidos que son fáciles de digerir, además no contienen colesterol, ni grasas saturadas, como ocurre con las proteínas de origen animal.

+ Carbohidratos y fibra: en el caso de las algas, contienen muy poca cantidad de carbohidratos y azúcares, por lo tanto, no incrementa los niveles de glucosa en sangre y es apto para diabéticos. Además, son ricas en fibras que ayudan a mejorar las digestiones, en especial para aquellas personas que padecen estreñimiento.

+ Ácidos grasos poliinsaturados: las algas contienen grasas de muy buena calidad (ácidos grasos poliinsaturados), que contribuyen a reducir el colesterol evitando la formación de placas de ateroma. También ayudan a reducir la hipertensión, mejoran el sistema inmune y tienen efectos antiinflamatorios.

+ Vitaminas: las algas son ricas en vitaminas C, E, provitamina A o betacaroteno y del complejo B. Cabe destacar que las algas contienen muy poca cantidad de vitamina B12, mejor dicho, contienen moléculas parecidas a la vitamina B12 pero no son activas, por lo tanto no podemos considerarlas como fuente de esta vitamina.

+ Minerales: las algas contienen minerales como calcio, magnesio, fósforo, sodio, potasio y hierro, pero el mineral que más destaca es el yodo, que consumido en exceso conlleva problemas en la glándula tiroides, por lo que se recomienda no consumir en grandes cantidades, en especial el wakame, espagueti de mar, kombu, dulse, nori y lechuga de mar.

+ Clorofila: las propiedades nutricionales que aporta la clorofila y que podemos destacar son los antioxidantes y las vitaminas.

+ Ausencia de metales pesados: uno de los temas que preocupan de las algas es su contenido en metales pesados, parece ser que algunos estudios confirman que su contenido es bajo por la presencia de los polisacáridos presentes en las algas.

Cómo preparar las algas

Las algas son muy fáciles de preparar: podemos incorporarlas en bebidas como el gazpacho, las sopas, cremas y batidos. También se pueden utilizar en diferentes preparaciones como ensaladas, panes, combinarlas con arroz integral, pastas integrales y legumbres. Además, se pueden incorporar como condimentos en ensaladas o en guisos. 

Recomendaciones para el consumo de algas

+ Recuerda que las algas no son la panacea como muchas veces nos quieren vender, son otro tipo de alimentos que podemos incluir en una alimentación saludable.

+ Si no te gustan, no te preocupes, puedes combinar otros alimentos vegetales que te van aportar los mismos nutrientes que aportan las algas.

+ Y, lo más importante, no te olvides de que no contienen vitamina B12; y que tampoco es ideal consumirlas a diario, debido a su alto aporte en yodo, que puede ser perjudicial para la glándula tiroides.