Mensajes para tu jefe: los mensajes que se merece

¿Le enviarías estas frases?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Si estás harta de que tu jefe te ningunee, podemos ayudarte a que te desahogues. En nuestros mensajes para todos hemos recopilado algunos mensajes para ese jefe que ya no puedes soportar más. Pero cuidado, tampoco hace falta que le envíes estos mensajes a tu jefe a no ser que sea tu último día de trabajo.

Mensajes para los peores jefes

Dicen que hay jefes estupendos y hasta alguno competente, pero no es lo habitual. Este tipo de mensajes a los jefes es mejor que se los envíes a tus amigos por su alto contenido en mala leche 'Los trabajadores más incompetentes son trasladados a los puestos donde pueden causar menos daño: a los puestos directivos'. Aunque si eres funcionaria, puedes darte el gusto, ya que no te pueden despedir 'Los funcionarios son como los libros de una biblioteca: los más inútiles están situados en los lugares más altos'.

Lo que sí puedes enviar son los mensajes con indirecta siempre y cuando tu jefe tenga algo de sentido del humor 'La mayoría de las personas que afirman que les gusta el trabajo duro, pagan a otros para que lo hagan en su lugar'. Y si lo que quieres es que te contraten, puedes lanzar un órdago subliminal 'Un hombre inteligente es el que contrata a gente más inteligente que él'.

La verdad es que muchas veces te gustaría decirle unas cuantas cosas a tu jefe, pero no puedes. Siempre puedes enviar algún mensaje reflexivo 'Cuando se trata de hacer cosas, sobran arquitectos y faltan albañiles'. O puede que en alguna ocasión seas tú la que tengas que enviar algún mensaje de perdón a tu jefe 'Siempre llego tarde a la oficina, pero lo compenso saliendo pronto'.

Un buen jefe debería aceptar consejos y no debería molestarse por esos mensajes positivos que le envían sus empleados con el fin de mejorar 'Los buenos jefes nunca dejan para mañana lo que pueden encargar a otro que les haga hoy'. Y por supuesto que el jefe puede ser el mejor destinatario de tus reflexiones en la oficina 'El mundo está lleno de gente dispuesta; algunos están dispuestos a trabajar y el resto está dispuesto a que otros lo hagan'.