¿Ansiedad sin motivo? Siempre hay motivos para la ansiedad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Tienes trabajo, tienes un novio que te quiere, una familia que te apoya y unos amigos que te adoran. Y además gozas de buena salud. Tus problemas no pasan de una pelea en pareja, de un mal día en el trabajo o de la pena por no poder pagarte una vacaciones en el mar. En realidad no tienes problemas, así que no te explicas por qué desde hace un tiempo la ansiedad no te deja dormir, ni concentrarte y, a veces, ni respirar. ¿Tienes ansiedad sin motivo?

Sin motivos para la ansiedad

Las personas que te rodean no entienden qué es lo que te pasa. Estás más nerviosa, te alteras enseguida, te enfadas, se sientes más triste y acabas el día con un sinfín de preocupaciones que te agobian tanto que no te dejan dormir. Tu gente no lo entiende y tú tampoco. ¿Por qué tienes esa ansiedad si no tienes ningún motivo?

La verdad es que siempre hay un motivo para la ansiedad. O varios. Y no necesariamente tienen que ser motivos concretos, por eso no aciertas a descubrir la causa de tu inquietud. Pero antes de volverte loca intentando encontrar un motivo a tu nerviosismo, si ves que presentas varios de los síntomas de ansiedad, es mejor consultarlo con el médico para descartar un problema de tiroides.

En cualquier caso, no tienes por qué buscar un motivo concreto para tu problema de ansiedad, eso es algo que vas a resolver más eficazmente si te pones en manos de un psicólogo. A veces, más a menudo de lo que pensamos, la ansiedad viene motivada por no saber afrontar el día a día. Que la vida te supere significa que no tienes las herramientas necesarias tal vez porque estás agotada, tal vez porque desde pequeña no tuviste un refuerzo positivo o tal vez porque hay algo en tu vida que te está haciendo daño y no eres consciente de ello.

Siempre hay un motivo para la ansiedad

Pero debes ser consciente de que la ansiedad no es algo que sobreviene porque sí. Como tampoco lo hacen las crisis de ansiedad o los ataques de pánico. Y es que es muy frecuente quedarse sorprendida tras uno de estos angustiosos episodios de ansiedad pensado en el por qué, pensando que en realidad no había ningún motivo. Siempre hay un motivo, otra cosa es que no sepas cuál es.

Mientras descubres el motivo de tu ansiedad, hasta que encuentres cuáles son esos pensamientos erróneos que han motivado la aparición de los nervios, la preocupación, el miedo o las crisis, puedes probar con alguna terapia natural para empezar a relajarte y rodearte de calma, como por ejemplo con las esencias de la aromaterapia o a practicar yoga y recuperar un poco el equilibrio.

Aunque una de las técnicas que mejor funcionan para aliviar la ansiedad es la respiración. La respiración profunda te ayudará a calmar los nervios, pero también a clarificar tu mente, limpiarla de pensamientos dañinos. Tal vez así consigas averiguar qué es lo que te produce la ansiedad.

Puedes leer más artículos similares a ¿Ansiedad sin motivo? Siempre hay motivos para la ansiedad, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.