Cómo combatir la ansiedad por el cambio de hora

La terapia de la luz es muy eficaz en estos casos

Combatir la ansiedad por el cambio horario

No, no podemos evitar el inminente cambio horario, pero sí podemos reducir sus efectos sobre la ansiedad. Y es que quien más y quien menos ve transformada y descolocada su rutina con el cambio de hora. Lo que vamos a procurar es que sus efectos se dejen notar lo menos posible.

Ya lo vimos en el caso de la depresión, cómo este cambio horario, especialmente el que tiene lugar en otoño, puede complicar muchos casos de depresión, aumentando la tristeza y la apatía. Por lo tanto, y aun teniendo en cuenta que se trata de algo temporal, de un tránsito hasta que se complete la adaptación al nuevo horario, vamos a prevenir sus efectos negativos sobre la ansiedad.

Cómo influye el cambio horario en la ansiedad

cambio de hora ansiedad

Pronto anochecerá más tarde. Eso significa que cuando nos despertemos para ir a trabajar aún será de noche, lo que a su vez significa muchas otras cosas más, como por ejemplo, un empeoramiento de la ansiedad. El motivo: la luz. La luz, que tan importante es para nuestro estado emocional y a la que damos tan poca importancia.

Cuando cambian la hora, nuestras actividades diarias, como dormir, ir a trabajar, comer y descansar, se rigen por un reloj que no coincide con nuestro reloj biológico. El cuerpo no reconoce ese horario y ese desajuste puede alterar el ciclo del sueño, así como el de las comidas. Y si hay algo que necesitamos para mantener la ansiedad a raya es regularidad.

El insomnio es la principal consecuencia el cambio horario y de él derivan una serie de consecuencias sobre los trastornos de ansiedad, como es el agotamiento, la falta de concentración, el nerviosismo y el sentirnos desubicadas o desorientadas. En cualquier caso, hay que estar alertas a este cambio de hora porque puede afectar a nuestro equilibrio emocional.

Cómo evitar que el cambio de hora produzca ansiedad

cambio de hora ansiedad

Aunque en la mayoría de las ocasiones los efectos negativos del cambio horario desparecen en unos pocos días, debemos evitar en lo posible sus consecuencias si estamos sufriendo un trastorno de ansiedad, ya que puede agravar sus síntomas. La premisa principal frente al cambio horario es regularidad.

Debemos mantener en lo posible nuestras rutinas diarias. Tal vez nos cueste ir a dormir a la misma hora de siempre, pero en un par de días nos habremos acostumbrado sin sufrir las consecuencias del insomnio y sin sentirnos cansadas por la mañana. Los ejercicios de respiración nos ayudarán a relajarnos antes de ir a la cama, para conciliar el sueño sin problemas.

En el caso de que levantarnos cuando todavía es de noche aumente los nervios y la ansiedad, podemos recurrir a la terapia de luz. Exponernos a una luz similar a la del sol durante unos 20 minutos cada mañana mejorará nuestro ánimo y nos ayudará a salir de casa más tranquilas y confiadas.

Laura Vélez  •  viernes, 27 de enero de 2017

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x