7 indiscutibles señales de que eres una persona inmadura

Cumplir años no implica necesariamente madurar

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Pasamos de niños a adolescentes y de adolescentes a adultos en una especie de proceso de maduración. Aunque se presupone que una persona adulta es una persona madura, seguramente te habrás encontrado y puede que hasta hayas sufrido a alguna persona inmadura. No son niños, no son niñatos, son adultos que no han sabido evolucionar. O tal vez tú mismo seas así. Descubre las 7 indiscutibles señales de que eres una persona inmadura.

Señales de que eres una persona inmadura

Pasa por igual a hombres y mujeres y se sufre especialmente en las relaciones de pareja. Ser una persona inmadura o lo que algunos llaman complejo de Peter Pan puede parecer una opción personal, pero resulta que afecta y mucho a las personas que te rodean. No se trata de vivir acorde a los cánones marcados por la sociedad, sino de vivir acorde a las responsabilidades y el respeto que toda persona adulta debe tener. Fíjate en las señales de inmadurez.

1. Falta de empatía

Las personas inmaduras no conocen bien la empatía, son incapaces de ponerse en el lugar del otro, de empatizar con él, porque el otro, en realidad, no tiene tanta importancia como pararse a pensar en cómo se siente.

2. Inmaduro egocentrismo

Esto nos lleva al principal rasgo de las persona inmaduras que es el egocentrismo. Yo, yo y siempre yo es una actitud muy saludable cuando se entiende que uno mismo es la persona más importante de su vida y se dedica a quererse y amarse a sí mismo. Lo que no hay que olvidar es que eres la persona más importante en tu vida, no en la vida de los demás.

3. Labilidad emocional

Los cambios bruscos de humor o la labilidad emocional puede ser síntoma de algún trastorno emocional, pero también es signo de inmadurez. Las personas inmaduras, al igual que los niños, no pueden gestionar sus emociones y pasan de la risa al llanto en un abrir y cerrar de ojos.

4. Baja tolerancia a la frustración

Las personas inmaduras suelen ser personas egoístas y caprichosas que mantienen esa tendencia infantil a ser el centro del universo y a que todos los problemas les sean resueltos por otros como por arte de magia. La actitud se mantiene en la edad adulta, pero la realidad es bien distinta y por eso se caracterizan por una baja tolerancia a la frustración.

5. Culpas y mentiras infantiles

Cuando mejor se observa que estamos ante una personalidad inmadura es en las adversidades. La persona inmadura te echará la culpa de todo lo negativo que ocurre en su vida, desde perder el tren hasta sentirse deprimido. Y atención a las mentiras, porque son su forma habitual de comunicación.

6. Responsabilidades

Las responsabilidades abruman a las personas inmaduras. Por eso es frecuente que no estén en un trabajo mucho tiempo con la excusa de que son personas creativas, emprendedoras, ambiciosas y que buscan algo mejor. Hay que aprender a distinguirlos y es el tiempo el que se encarga de ello.

7. Disfrute inmediato

Las personas inmaduras son también personas impacientes, impulsivas y poco previsoras. Necesitan una gratificación vital inmediata, por eso tienen alergia a los momentos de aburrimiento y también a los proyectos que necesitan un tiempo de desarrollo. Lo necesitan todo ya.

Y tú, ¿te reconoces en alguna de estas señales de inmadurez?