Los efectos del mar sobre tu cerebro

Ese encuentro con Poseidón es la clave para sacarte una sonrisa de felicidad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

efectos del mar sobre tu cerebro

El mar es uno de esos lugares especiales y está lleno de beneficios a nivel físico y emocional. Pero, ¿sabías que el mar puede ayudarte a ser más feliz? Si piensas en algunos de tus momentos más felices, si piensas en tus sueños, ¿cuántos de ellos están relacionados con el mar? Seguro que muchos, descubre los efectos del mar sobre tu cerebro y llénate de felicidad.

Los maravillosos efectos del mar sobre el cerebro

El mar puede cambiar nuestra forma de pensar y de ver las cosas, puede ayudarnos a sentirnos mejor con nostras mismas y a reconciliarnos con el mundo. El mar puede transformar por completo un día triste en un día especial e inolvidable y también puede conseguir que te sientas completamente feliz, y es que los efectos del mar sobre tu cerebro son múltiples.

efectos del mar sobre el cerebro

Una característica del cerebro es su plasticidad, que su capacidad de adaptarse y transformase según las experiencias recibidas. Parece que el mar incide directamente sobre esa capacidad cerebral y esto nos lleva a recordar ese poder de nuestra mente del que muchas veces nos olvidamos, pero dejemos que el mar haga sus efectos.

El mar reduce la tristeza

Todos tenemos días grises, días tristes en los que nos sentimos deprimidas y sin fuerzas para continuar. Puede que incluso el sentimiento de angustia te acompañe desde bien pronto por la mañana y no sabes muy bien qué es lo que te produce ese malestar emocional. Un paseo por la orilla del mar puede hacer que tu estado emocional cambie en segundos y transforme tu forma de ver las cosas. De la negatividad al optimismo te lleva el mar a través del cerebro.

El mar reduce el estrés y la ansiedad

efecto del mar sobre el cerebro: reduce el estrés

El mar te relaja, eso ya lo habrás notado. Puede que no te sientas muy relajada uno de esos días de verano en una playa atestada de gente, pero prueba a visitar la playa en otoño o en invierno, ¿por qué no? La tendrás para ti sola y todos sus efectos relajante se potenciarán para que puedas disfrutar de una calma y una paz interior que solo ese azul del mar puede proporcionarte. Si tienes problemas de ansiedad o si el estrés se te va de las manos, prueba con pasar unas horas sin teléfono a la orilla del mar.

El mar para la meditación

Meditar es uno de los ejercicios más saludables que podemos hacer y sus efectos inciden directamente sobre nuestro cerebro. Al meditar, nuestra mente se aclara, nos sentimos más poderosas y nuestros pensamientos se aclaran, se ordenan y se reorganizan listos para ser utilizados. Es la magia de la meditación y el mar predispone tu mente a un estado meditativo, a veces hipnótico, en el que podrás encontrarte a ti misma.

El mar potencia la creatividad

efecto del mar sobre el cerebro: creatividad

Si eres una persona creativa, ya sabrás que el mar es el lugar donde se gestan tus mejores ideas. No te dejes engañar por los efectos marítimos relajante y meditativos, porque una mente en calma es más productiva que una mente sobreestimulada.

Además, no hace falta que seas artista para ser una persona creativa. La creatividad también sirve para el día a día, en cualquier situación, en relación con cualquier empleo o con tu vida personal. Porque la creatividad, al fin y al cabo, es la capacidad de idear tus momentos más felices.

El mar abre tu mente

Cuando hablamos de que las experiencias modifican nuestro cerebro y nuestra forma de pensar, hablamos de experiencias expansivas. Situarte frente a la inmensidad del mar, el color intenso y la profundidad de sus aguas es un buen detonante para abrir tu mente, ampliar tus esquemas vitales y replantearte algunas ideas preconcebidas que dabas por ciertas. El mar está en continuo movimiento, deja que tu mente haga lo mismo.

El mar te hace más feliz

efecto del mar sobre el cerebro: te hace feliz

¿Te queda alguna duda de que el mar te hace más feliz? Una visita al mar lo cambia todo, una noche romántica en la playa puede transformar por completo el curso de tu relación de pareja, en un paseo por la orilla te renuevas y encuentras la energía y la fuerza que necesitas, una tarde meditativa en la arena escuchando el sonido de las olas te ayuda a mejorar tu autoestima.

Y, en definitiva... ese encuentro con Poseidón es la clave para sacarte una sonrisa de felicidad.