Causas de la hadefobia: el miedo al infierno

El infierno es un lugar propicio para el miedo y también para las fobias

Laura Sánchez

Qué es la hadefobia o el miedo al infierno

Si algunas fobias se centran en cosas reales y específicas, otras lo hacen en abstracciones, sentimientos o incluso imaginaciones. Es el caso de la hadefobia o el miedo al infierno, un lugar que, hasta que nadie demuestre lo contrario, solo está en nuestra imaginación. En nuestro diccionario de fobias hablamos de los problemas que ocasiona la hadefobia: ¿qué es? ¿cuál es su causa? ¿Y su tratamiento?

Qué es la hadefobia

La hadefobia es el miedo al infierno. El infierno como un lugar al que llegan los pecadores tras la muerte. Se trata así, de un castigo, de un lugar tenebroso al que es lógico tener miedo, sobre todo, si se tratase de un lugar real. Pero resulta que el infierno no existe, al menos nadie ha vuelto de él para contarnos todos los horrores que allí se sufren.

Esto coloca la hadefobia en un trastorno difícil de tratar porque no se trata de algo concreto. No hay un estímulo real, palpable o físico que provoque el miedo, sino que se trata de una creencia y además bastante abstracta. Es una fobia parecida a la apeirofobia o miedo al infinito, pero con connotaciones de culpabilidad.

Los síntomas del miedo al infierno

Las personas que tienen miedo al infierno experimentan los mismos síntomas de la ansiedad cuando se plantean la idea de ir al infierno. No es algo que vaya a ocurrir ahora mismo, pero la solo la idea de imaginárselo provoca taquicardia, mareos, sensación de asfixia y hasta un ataque de pánico.

A estos síntomas físicos se le añaden otros psíquicos como el sentimiento de culpabilidad. Muchas veces la fobia se manifiesta cuando esa persona hace algo que cree que está mal y que debe ser castigada por ello. Como se puede ver, se trata de una fobia muy compleja relacionada con las creencias religiosas y con los conceptos del bien y del mal.

Cómo superar la hadefobia

La causa de la hadefobia

No podemos buscar la causa de la hadefobia en una experiencia traumática relacionada directamente con el infierno, ya que no es posible esta situación. Pero sí es un miedo frecuente en las personas que se han criado en un entorno religioso muy restrictivo y punitivo. Si un niño crece con la amenaza constante del infierno, es posible que llegue a la edad adulta con este tipo de trastornos.

Además de los factores culturales que promueven el desarrollo de la hadefobia, no hay que descartar un trastorno de ansiedad que favorece la aparición de miedos, concretos o abstractos, pero en cualquier casos miedos irracionales y desmedidos.

Cómo superar la fobia

Las personas que sufren hadefobia tienen unas creencias religiosas muy arraigadas, por lo que se necesita la ayuda psicológica para superar este trastorno. La terapia cognitivo conductual puede lograr transformar el pensamiento distorsionado, en este caso la idea del infierno. Y el siguiente paso es modificar la conducta ante el estímulo.

No se trata de dejar a un lado las creencias de la persona que sufre la hadefobia, sino de transformar la forma negativa que tiene de relacionarse con ellas. El infierno puede seguir siendo un símbolo válido en la vida de estas personas, pero el objetivo es que no condicione sus vidas.