Contreltofobia: Tratamiento del miedo al abuso sexual

El miedo a sufrir un abuso sexual es hasta cierto punto lógico, pero a veces se convierte en una fobia

Laura Sánchez

Hablamos sobre la contreltofobia y el tratamiento del miedo al abuso sexual

El mundo de las fobias abarca todos los aspectos imaginables e inimaginables. Hay fobias que nos parecen extremadamente raras y otras con las que nos sentimos más identificadas. Es el caso de la contreltofobia o el miedo al abuso sexual. Un temor que es habitual, pero que en forma de fobia puede complicarte bastante la vida.

Qué es la contreltofobia

Se le llama contreltofobia y también agrafobia (que no hay que confundir con la agorabofia) y es el miedo a sufrir un abuso sexual, una agresión o una violación. Este temor es bastante habitual en las mujeres cuando se encuentran en ciertas situaciones, pero cuando se trata de la fobia, la pueden sufrir tanto hombres como mujeres y el peligro reside en que ven cualquier situación cotidiana como potencialmente peligrosa.

¿A quién no le ha dado un poco de miedo caminar sola por la calle en plena noche? Al margen de consideraciones sociales, temer una agresión sexual no es tan extraño ni tampoco perjudicial, ya que el miedo es un mecanismo que nos mantiene alerta y nos ayuda a dar una respuesta al posible peligro.

Pero, ¿qué pasa cuando en tu propia casa tienes miedo de un abuso sexual?, ¿cuando tienes que contratar una alarma de seguridad o te quedas encerrada con las persianas bajadas teléfono en mano porque temes que te pueda ocurrir algo malo? El miedo al abuso sexual se puede manifestar en cualquier lugar y en cualquier situación, en el autobús, en el ascensor, en un parque, en el supermercado, en el trabajo o en la clase de inglés.

Los síntomas de la contreltofobia

Y como todas las fobias, lo que haces es evitar esas situaciones que te parecen peligrosas y que te hacen sentir tan mal. Los síntomas de la contreltofobia o agrafobia son los habituales, mareos, taquicardia, sudoración, palpitaciones y llegan hasta el ataque de pánico si una situación se percibe lo suficientemente peligrosa.

Eso en cuanto a los síntomas físicos, porque los síntomas psicológicos son ansiedad, miedo, confusión, bloqueo y puede llegar hasta la parálisis momentánea. En cualquier caso, la angustia toma las riendas de una persona con contreltofobia y hay que buscar un tratamiento cuanto antes.

Qué es la contreltofobia, también conocida como agrafobia

Por qué surge el miedo al abuso sexual

Esta fobia viene en muchos casos motivado por haber sufrido un episodio de abuso sexual en la infancia o haber sido testigo de una agresión sexual. En el caso de las víctimas de un abuso reciente, el comportamiento y el miedo es el mismo, pero no se considera fobia, sino shock postraumático.

A veces no es necesario haber sufrido un abuso sexual, sino que las reacciones de pánico se desencadenan a raíz de ver una situación de este tipo en el noticiario o en una película. La ansiedad se dispara con estas imágenes y la persona se pone inmediatamente en el lugar de la víctima pensando que a ella también le puede ocurrir.

Tratamiento de la contreltofobia

La posibilidad de sufrir un abuso sexual es ciertamente horrible, así que el entorno de la persona que sufre contreltofobia ha de practicar la empatía y no infravalorar el peso que una fobia acarrea. Sin embargo, la terapia psicológica se hace necesaria para superar este fobia.

La contreltofobia tiene algunos aspectos que hay tratar como la distorsión de la realidad, la desproporción de las situaciones que se consideran peligrosas o el carácter incontrolable del miedo. Como todas las fobias, se trata de un miedo irracional y la razón por sí sola no puede ser la cura.

Por eso es importante ponerse en manos de profesionales que ayuden a esa persona con terapia cognitivo conductual a modificar sus reacciones frente a la situación. La terapia de exposición no es algo que se deba hacer por cuenta propia y tratándose de una fobia como la contreltofobia, lo mejor es pedir ayuda profesional.

En Diario Femenino nos sumergimos en los distintos tipos de fobias para conocerlos todos.