Cómo no ser ser tímida en el gimnasio

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El problema con la timidez es que muchas veces nos impide hacer cosas que nos apetece hacer. Por eso queremos vencer la timidez, para poder disfrutar más de cada momento sin estar agobiadas por los nervios y la tensión. El gimnasio es uno de esos lugares donde la timidez se desboca a su antojo, pero tenemos algunos pasos para dejar de ser tímida en el gimnasio.

Cómo vencer la timidez en el gimnasio

¿A qué vas al gimnasio? A ponerte en forma, a sentirte mejor contigo misma o a procurarte una mejor calidad de vida. Aunque no falta quien acude al gimnasio a ligar, no puedes perder de vista el objetivo del gimnasio, que no es otro que sentirte mejor. Esto te ayudará a dejar la timidez fuera del gimnasio.

1 Prepárate. Si quieres vencer la timidez en el gimnasio debes seguir una serie de pasos y el primero es elegir el equipamiento o el vestuario más indicado. Acorde a tu personalidad tímida, elige ropa de deporte discreta con la que te sientas cómoda. Procura que no sea un disfraz.

2 Atiende. Las primeras veces que vayas a un gimnasio debes estar muy atenta a lo que el instructor te diga, cómo utilizar las máquinas, los posibles cursos y las posibilidades del gimnasio. Si empiezas a ponerte nerviosa por estar hablando con un desconocido, recuerda que puedes hacer algunos ejercicios de respiración que te devolverán a la realidad en unos segundos.

3 Observa. Observa al resto de las personas que están en el gimnasio, sonríe cuando te miren y no te dejes intimidar por el lugar. No vas al gimnasio a hacer amigos ni a encontrar al amor de tu vida, vas a ponerte en forma y eso es lo que no debes olvidar en ningún momento. Si luego ocurren más cosas, es otra historia.

4 Mirada. Como persona tímida seguramente estás acostumbrada a mirar al suelo. Esto es algo que no debes hacer en el gimnasio, sobre todo porque puedes tener alguna lesión. Mira al frente y si tienes a alguien delante y no quieres entablar conversación, sonríe y ponte los auriculares.

5 Auriculares. Mención aparte requieren los auriculares en el gimnasio. Escuchar música mientras haces deporte está muy bien, pero recuerda que los auriculares son unos aparatitos que te aíslan del resto del mundo. No pasa nada si no te atreves a socializar en el gimnasio, pero no te olvides de sonreír cuando te cruces con alguien porque tú eres una persona tímida, no una maleducada.

Puedes leer más artículos similares a Cómo no ser ser tímida en el gimnasio, en la categoría de Timidez en Diario Femenino.