¿Cada cuánto tiempo debo hacerme una limpieza de cutis? Pasos a seguir

Todo lo que tienes que saber sobre la limpieza facial

Beatriz Martínez

Todas queremos presumir de rostro bello y bien cuidado, por eso tenemos siempre en nuestro neceser diferentes productos como cremas para día o para la noche, limpiadores faciales, sérum según nuestro tipo de piel, maquillaje de calidad... Pero todo ello no basta para tener la cara justo como nosotras queremos. 

La limpieza de cutis también juega un papel importante, y por ello en las próximas líneas te daremos a conocer cómo hacerla y qué beneficios aporta a la piel. Además, te contaremos cada cuánto tiempo debes hacer una limpieza de cutis para tener el rostro completamente impecable y los pasos a seguir. ¡Apunta! 

La limpieza de cutis, ¿por qué es tan importante?

Es mucha la suciedad que se acumula en la piel del rostro a lo largo del día debido, entre otras cosas, a la contaminación y al maquillaje. Sí, has leído bien, por mucho que te esmeres en hacerte con un make up de calidad acorde a si tu piel es grasa, seca o mixta, siempre se quedan restos que pueden cerrar los poros e interferir en la salud de la piel.

Es por ello que siempre, siempre, hacemos tanto hincapié en que te desmaquilles a diario, en que limpies tu rostro por la mañana y por la noche y en que te pongas una buena crema hidratante. Sin embargo, la piel del rostro es muy delicada y necesita de más cuidados para que esté cien por cien sana. ¿Qué necesitamos añadir a nuestra rutina de belleza? La limpieza de cutis, una que debes hacerte cada cierto tiempo y de la forma correcta. ¡Te lo contamos todo!

¿Qué es una limpieza facial?

La limpieza facial o de cutis es un tratamiento que se hace en el rostro para lograr mantener la higiene de la piel y conseguir que esté sana, bonita y libre de la suciedad y la contaminación ambiental que adquiere a diario. También se hace con el fin de sacar cualquier resto de maquillaje y lograr así que la piel vuelva a respirar recuperando su vitalidad y su frescura.

Podemos decir que se trata de una limpieza profesional y profunda que viene a complementar la que ya hacemos a diario cada mañana y cada noche. La piel del rostro se trata con cuidado, los poros se abren lo justo y los puntos negros se retiran sin dañar la piel. ¿Se puede pedir algo más? Veamos ahora cada cuánto tiempo se ha de hacer la limpieza fácil y cómo se hace.

¿Cada cuánto tiempo se debe hacer la limpieza facial?

No hay una respuesta exacta para esta pregunta, pues va a depender de cada tipo de piel en concreto, pero sí que podemos hacer una media para que te hagas una idea. Tres o cuatro meses es el tiempo que ha de pasar entre una limpieza de cutis y otra. Si tienes una piel sensible, sigues una rutina hidratante adecuada para el rostro a diario y no eres una chica que se maquilla mucho, podrás aplazar la limpieza y hacerla una vez al año.

Si tienes una piel normal o mixta, es aconsejable que te hagas este tratamiento cada tres o cuatro meses. Para pieles maduras o aquellas que tienden a ensuciarse más de la cuenta debido al ritmo de vida, se puede adelantar la limpieza de cutis y hacerla cada dos meses, siempre en un sitio de confianza y usando los productos adecuados para ello.

¿Cómo se hace la limpieza de cutis? Pasos básicos a seguir

Según el centro de estética al que acudas para hacerte tu limpieza de cutis seguirán unos pasos concretos y utilizarán unos productos específicos. Sin embargo, podemos decir que toda limpieza de cutis ha de contar con estos puntos básicos:

+ Exfoliación y extracción

El primer paso que se lleva a cabo es el de poner sobre la piel varios productos para limpiar y exfoliar en profundidad. Después se abren los poros con el fin de poder drenar bien todas las impurezas que presente la piel del rostro. Esta fase suele acabar con la extracción manual de los puntos negros. 

+ Masaje facial

Es el momento de cerrar los poros que se abrieron en la fase anterior y de descongestionar la piel tras del drenaje. Se aplican productos, sobre todo en gel, y se hace un suave masaje para tonificar y relajar la piel. Esta es una fase muy importante porque se ha de hacer solo con manos expertas.

+ Nutrición

Una vez la piel está preparada para sacar el máximo partido de los nutrientes y los activos que ha recibido, se coloca la máscara descongestiva e hidratante durante unos minutos. Más o menos según los principios que tenga la mascarilla y el tipo de piel de cada una.

+ Duración y recomendaciones

Llegados a este punto seguro que te estás preguntando cuánto dura un tratamiento de este tipo. Has de saber que suelen durar entre unos 50 y 90 minutos, dependiendo del tipo de tratamiento que sea o del centro al que hayas acudido. 

En los siguientes dos días a hacerse el tratamiento de limpieza profunda se recomienda no apoyar las manos en la piel de la cara, algo que hacemos todos varias veces al día casi sin darnos cuenta. Piensa que en las manos hay bacterias y ni que decir tiene en las uñas. Cuanto más toques la cara tras la limpieza menos te van a durar sus efectos, e incluso podría llegar a irritarse por la sensibilidad que presenta, algo que para nada queremos, ¿verdad?

¿Puedo hacerme en casa la limpieza facial?

Puedes hacerte la limpieza en casa, pero se recomienda que no lo hagas. Primero porque debes saber hacer perfectamente bien cada uno de los pasos, cosa que la gran mayoría no sabemos. Segundo porque al hacértela tú misma no tendrás la misma visibilidad y no quedará igual de bien que si te lo hace otra persona, ¿no crees? 

Y tercero, porque hacerte con los productos adecuados para llevar a cabo la limpieza facial requiere, además de tiempo, dinero e información correcta. No todos valen y no todos se usan para según qué rostro. En resumen, pide cita en tu centro de estética habitual y deja que te mimen mientras tu piel se recupera gracias a la limpieza de cutis. 

¿Cuáles son las ventajas de hacerse una limpieza facial?

Ventajas de hacerse la limpieza de cutis

¿Te parece si terminamos enumerando las ventajas de hacerte una limpieza de cutis? ¡Vamos allá!

- Se elimina suciedad, impurezas, células muertas y demás restos innecesarios para la piel.

- Se logra descongestionar la piel del rostro y además reducir el tamaño de los poros, por lo que serán mucho menos visibles.

- Retrasa el envejecimiento y la aparición de arrugas. Equilibra el pH de la piel y cuida el cutis al cien por cien.

- La piel se ve bella, fresca y mucho más joven.

- Piel sedosa, tersa y luminosa ya que se consigue disminuir los signos de fatiga y cansancio visibles en el rostro debidos al paso del tiempo.

- Ayuda a borrar las manchas.

- Regular el acné y los puntos negros.

- Permite la oxigenación de la piel y lo hace desde el interior. El rostro respira de manera correcta y el proceso de regeneración celular se produce con éxito cada noche.

- La piel que se trata de vez en cuando con la limpieza facial acepta mucho mejor el maquillaje.

- Es mucho más sencilla de limpiar a diario con la rutina de belleza de siempre y aumenta la hidratación de la piel.

Ahora que ya conoces todos los secretos de la limpieza de cutis solo queda preguntarte, ¿lista para probar?