¿Puedo hacerme la depilación láser si estoy amamantando?

La compatibilidad de la depilación láser con la lactancia materna

Beatriz Martínez

¿Es compatible la depilación láser con la lactancia?

Puede que al quedarte embarazada interrumpieras tu tratamiento de depilación con láser, bien porque no te apetecía seguir, o porque te sentías un poco incómoda por los cambios normales que se producen durante la gestación en el todo el cuerpo. Quizás sea ahora que ya tienes a tu bebé contigo que deseas probar con la depilación láser en alguna zona para acabar con ese molesto vello. Sea como sea, lo más probable es que te preguntes si te puedes hacer la depilación láser si estás amamantando. ¡Te damos todas las respuestas!

¿Es compatible la depilación láser con la lactancia?

Sí, por supuesto, no hay ningún médico que desaconseje hacerse el láser mientras que dura la lactancia materna. Ya sea que pretendas dar el pecho a tu bebé solo durante sus primeros meses de vida, como si quieres seguir hasta que cumpla al menos los 2 años, has de saber que te puedes depilar con láser tranquilamente en cualquier zona del cuerpo.

Nuestro consejo personal es que esperes al menos hasta que la lactancia esté completamente establecida. Si has decidido hacerte el láser en las axilas, puede que notes alguna molestia por ser una zona cercana la pecho. Por otro lado, ya sabes que el vello durante el embarazo crece más fuerte de lo normal, y que una vez finalizada la gestación tarda como 6 meses en volver a su normalidad. Precisamente ese es el momento ideal para comenzar con el láser.

Más allá de esto no tienes nada de qué preocuparte puesto que el láser no llega a la glándula mamaria. La penetración al aplicar el láser en la zona de las axilas es de apenas unos 2 milímetros. Por lo tanto, es imposible que afecte en ningún caso a la glándula mamaria. No tiene, por supuesto, ningún riesgo para tu pequeño.

¿Es posible hacerse el láser si estoy amamantando a mi bebé?

Dar el pecho y hacerse el láser es posible

Tenemos que hacerse la depilación láser mientras estás lactando no tiene inconveniente alguno ni para el bebé ni para ti. Los efectos secundarios de la depilación con láser suelen ser locales: irritación, escozor o dolor leve. Molestias que puedes notar sobre todo durante las primeras sesiones, independientemente de si das el pecho o no.

Indaguemos un poco más en este tema para quedarnos tranquilas al cien por cien. La Sociedad Europea de Dermatología no estipula ninguna precaución adicional a la hora de hacerse el láser mientras se está amamantando. Además, en su guía sobre fotodepilación, afirma que no encuentra contraindicaciones para empezar con las sesiones de depilación durante el último trimestre de embarazo.

Lo que NO es recomendable es usar cremas que sirvan como anestésico durante la lactancia materna en el momento de iniciar la sesión de depilación. Según coinciden los dermatólogos, este tipo de cremas para calmar el dolor local pueden llegar al alimento del bebé. Esto ocurre sobre todo si las aplicas en las axilas, teniendo efectos negativos para el crecimiento del pequeño. Por otro lado, si te pones la crema anestésica en grandes áreas de la piel, como por ejemplo, las piernas, puede derivar en metahemoglobinemia en la sangre. Es decir, una forma de hemoglobina con contenido de férrica del hierro: la afinidad del hierro férrico por el oxígeno se vería alterada.

Cómo es el vello tras el embarazo

Tras el parto es normal que notes que el cabello se te cae un poco más debido, sobre todo, a los cambios hormonales y al cansancio. En cuanto al vello corporal, es posible que notes también algún cambio. Te crecerá más o menos según la zona e incluso puede cambiar de color. Dichos cambios se notan en los seis primeros meses posteriores al parto. Tranquila, solo es cuestión de tiempo que todo vuelva a su lugar.