Cómo adaptarse a la rutina tras la Navidad

Volver a la rutina

El periodo navideño implica grandes cambios en nuestros hábitos de vida. Tanto si hay vacaciones de por medio, como si no, la verdad es que son unos días en los que toda nuestra rutina se pone patas arriba. Fiestas, comidas familiares, cenas de empresa, copas con los amigos, comprar los regalos, sobrellevar la típica depresión navideña, los niños sin cole...todo esto hace que nos cueste un mundo recuperar el ritmo habitual cuando se termina la Navidad.

La necesidad de una rutina

Aunque muchas veces hemos hablado de la rutina como un enemigo de nuestra felicidad, especialmente en las relaciones de pareja, lo cierto es que mantener una rutina diaria en ciertas actividades es muy beneficioso para nuestra estabilidad emocional. Pero llevar una rutina no quiere decir que no podamos innovar de vez en cuando y añadir sorpresas en nuestro día a día. A lo que nos referimos es a la necesidad de mantener un horario habitual de trabajo, de comidas y de sueño que nos permitirá tenerlo todo organizado y conseguir más tiempo libre para nosotras mismas.

Y es que si te organizas bien y te ciñes a unos horarios determinados, podrás conseguir más tiempo de ocio. Hay ocasiones en las que improvisar sólo sirve para aumentar el estrés, porque ante una cita inesperada, dejamos sin hacer tareas que finalmente se van a acumulando generando una gran ansiedad. No tienes más que recordar la locura de estos últimos días de Navidad, cuando te surgían compromisos de última hora con tus primos segundos, o cuando te llamaba tu mejor amiga del instituto para tomar una copa a media tarde.

Ahora que las Navidades han terminado, es hora de que recuperes tu propio ritmo y te vuelvas a hacer dueña de tus horarios. Puede que al principio te cueste un poco centrarte, pero es hora de que te olvides del ambiente festivo y durante unos días te impongas una férrea disciplina.

Cómo recuperar el ritmo

Lo primero que tienes que recuperar es tu ritmo habitual de sueño. Procura dejar atrás las fiestas nocturnas varios días antes de empezar a trabajar y así te costará menos madrugar el primer día. Mantener a los niños ocupados con alguna tarea y no dejarles que se acuesten muy tarde aunque estén en vacaciones te ayudará a que ellos también se vayan adaptando a la vuelta.

Seguro que estas fiestas también te han dejado un auténtico caos en tu cocina. Si has comido estos días en casa de algún familiar es posible que tengas el frigorífico vacío, y si es en tu casa donde os habéis reunido, es probable que aunque lo tengas lleno, sea de cosas que no son muy útiles en tu día a día. Organiza lo que tienes, recicla la comida sobrante y prepara platos para varios días. Pero procura volver cuanto antes a tu organización habitual.

Sabemos que no te hace mucha gracia encarar el primer día de trabajo después de las vacaciones de Navidad, pero es importante que te lo tomes con optimismo. Aprovecha el nuevo año para tener una actitud más positiva y ten siempre presente que este año vas a saber cómo organizarte mejor para sacar más tiempo para divertirte. Aprovecha también todos esos propósitos que has hecho para el año nuevo para incentivarte en tu día a día.

Laura Sánchez  •  jueves, 6 de diciembre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Galería

  • Navidad: postales, tarjetas y christmas navideños para enviar

    Navidad: postales, tarjetas y christmas navideños para enviar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x